Cómo conseguir una hipoteca variable con un diferencial de menos del 1%

Sólo los futuros hipotecados con un trabajo estable y sólidos ingresos pueden acceder a hipotecas con diferenciales por debajo del 1 por ciento

Aunque los bancos prefieren potenciar sus préstamos para vivienda a tipo fijo, aún es posible encontrar una hipoteca variable con unas condiciones competitivas: un diferencial del 1 por ciento o por debajo (la parte que se suma al euríbor para calcular el interés), sin comisión de apertura…

Ahora bien, según el comparador financiero HelpMyCash.com, no todo el mundo puede acceder a estas ofertas. Y es que las entidades, en general, las reservan para clientes que tengan un buen perfil y, en la inmensa mayoría de los casos, que estén dispuestos a contratar otros productos para rebajar el tipo de interés.

Hay que tener ahorros y una buena situación laboral

Actualmente, hay un buen número de bancos que comercializan hipotecas variables con un interés de menos de euríbor más 1 por ciento.

Sobre el papel, estas ofertas están disponibles para cualquier cliente que pueda acreditar una cierta solvencia, pero desde HelpMyCash aseguran que solo pueden acceder a ellas los solicitantes que demuestren tener un buen perfil.

Y ¿qué es un buen perfil? Según este comparador, tendrá más opciones de conseguir un diferencial de menos del 1 por ciento un cliente que tenga ahorrado el 30 por ciento de lo que cueste la vivienda por financiar, que dedique un máximo de un tercio de su sueldo al pago de las cuotas y que tenga un trabajo estable con un contrato indefinido y con una antigüedad mínima de más de seis meses, así como pocas o ninguna deuda vigente.

En caso de reunir estos requisitos, se pueden contratar préstamos como la Hipoteca Open Variable de Openbank, cuyo interés es desde euríbor más 0,95 por ciento (1,95 por ciento fijo el primer año) a cambio de domiciliar los ingresos y contratar su seguro de hogar. Esta entidad no cobra comisión de apertura y devuelve el coste de la tasación si el cliente se la encarga.

Publicidad
Publicidad

Se pueden contratar productos para rebajar el interés

Pero como se puede observar en el ejemplo, tener un buen perfil no siempre basta: según HelpMyCash, cerca de un 90 por ciento de las entidades financieras solo ofrecen diferenciales de menos del 1 por ciento si el cliente contrata uno o más productos suyos (lo que se conoce como bonificación).

Los requisitos más habituales para obtener ese precio son domiciliar la nómina o unos ingresos recurrentes y suscribir los seguros de hogar y de vida del banco, aunque hay financieras que también piden usar sus tarjetas, invertir en sus fondos o planes de pensiones, etc.

Es el caso, por ejemplo, de la Hipoteca Naranja Variable de ING cuyo interés de euríbor más 0,89 por ciento (1,99 por ciento fijo el primer año) está bonificado en 0,60 puntos por mantener contratado su seguro de vida y en 0,20 puntos más por tener domiciliada la nómina y mantener contratado su seguro de hogar.

Los bancos como la entidad holandesa comprueban periódicamente (cada seis o 12 meses) que se reúnan los requisitos para acceder a la bonificación y, en caso de que no se cumplan, suben el tipo aplicado en los puntos que corresponda.

Si se quiere contratar una hipoteca variable bonificada, por lo tanto, es imprescindible valorar si se está dispuesto a cumplir los requisitos de la oferta durante todo el plazo de devolución.

Publicidad

Asimismo, hay que hacer números para comprobar que contratar más productos sale a cuenta y para comparar el precio completo del préstamo con el de otras hipotecas.

Cabe destacar, en ese sentido, que hay unos pocos productos como la Hipoteca Variable de COINC que tienen un interés muy bajo (1,89 por ciento fijo el primer año y euríbor más 0,89 por ciento los siguientes) sin necesidad de suscribir otros servicios.

Cuidado con el interés fijo inicial

Finalmente, desde HelpMyCash advierten de que contratar una hipoteca variable con un diferencial de menos del 1% no asegura pagar una cuota baja desde el principio. Y es que prácticamente todos estos productos tienen un interés fijo inicial de alrededor del 2% que se aplica durante los primeros 12 o 24 meses.

Lo recomendable, por lo tanto, es buscar una hipoteca variable que no tenga interés fijo inicial (se puede intentar negociar con el banco, aunque es muy complicado) o que, en caso de incluirlo, sea inferior al 2 por ciento.

Publicidad

Asimismo, lo ideal es que este se aplique durante un máximo de un año para poder aprovecharse cuanto antes de la baja cotización del euríbor, cuyo valor se encuentra actualmente en mínimos históricos (cerca del -0,5%).

En portada
Publicidad
Noticias de