Trabajadores paran y marchan en Chile en demanda de mejoras laborales

Los trabajadores chilenos se movilizaron hoy masivamente en una jornada de paro nacional y manifestaciones en demanda de mejoras laborales, fin del sistema privado de Pensiones y fortalecimiento del poder negociador de los sindicatos, entre otras exigencias, informaron los organizadores.

La jornada, que incluyó también la reclamación de mejoras en el sistema publico de Salud y una nueva Constitución, fue convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y contó en Santiago con la participación de unas 100.000, personas y de otras 50.000 en distintas ciudades del país, indicaron dirigentes sindicales.

Las manifestaciones fueron mayoritariamente pacíficas, salvo algunos conatos protagonizados por grupos de encapuchados que destruyeron algunas señales de tráfico en Santiago y se enfrentaron con la policía hacia el término de la actividad, pero que fueron neutralizados por los propios asistentes a la manifestación.

En la ciudad de Calama, en el norte de Chile, grupos de manifestantes ocuparon la Gobernación Provincial, pero a los pocos minutos depusieron su acción, mientras en la también norteña región de Atacama hubo algunos bloqueos de caminos y barricadas en las primeras horas del día.

En esa región, los funcionarios públicos mantienen una huelga desde hace tres semanas, denunciando el incumplimiento del gobierno en pagarles un bono especial prometido hace un año, cuando la zona fue devastada por aluviones que causaron 28 muertes y cuantiosos daños materiales en diversas localidades.

A la convocatoria de la CUT se unieron federaciones de estudiantes secundarios y universitarios, los empleados públicos, los profesores y otros gremios, entre ellos el Colegio de Periodistas de Chile.

En cuatro columnas de manifestantes convergieron desde los cuatro puntos cardinales hasta la céntrica Plaza de Los Héroes, a tres manzanas de La Moneda, la sede del gobierno, donde se desarrolló el acto final de la manifestación.

La misma fue definida por Bárbara Figueroa, la presidenta de la CUT, como "un llamado de atención" al gobierno y al Parlamento por la tramitación de un proyecto de reforma laboral que sufrió en el Senado modificaciones que "traicionan" su contenido y espíritu originales.

La iniciativa del Gobierno, que se verá mañana miércoles en la Cámara de Diputados, tenía como objetivo principal cambiar las relaciones empresa-trabajadores mediante el fortalecimiento de los sindicatos y la negociación colectiva, pero los senadores introdujeron modificaciones que según Figueroa, tergiversan la iniciativa.

Dichas modificaciones, afirmó, abren la puerta a la contratación de trabajadores de reemplazo en casos de huelga y anulan la posibilidad de negociaciones colectivas de sindicatos interempresas, dos puntos clave del proyecto original.

Según un estudio de la Fundación Sol, publicado hoy por el diario electrónico El Mostrador, si prima el criterio del Senado, entre un 55,7 y un 61,4 % de los trabajadores asalariados del sector privado no podrán negociar colectivamente.

Entre ellos, los trabajadores de las micro y pequeñas empresas (de hasta 49 trabajadores), los trabajadores con contratos definidos por obra, faena o los de temporada y aquellos sujetos a relaciones de subcontratación.

De acuerdo con el texto, serán en definitiva entre 2,3 y tres millones de trabajadores chilenos los que quedarán al margen de la negociación colectiva.

Según su autor, el economista Gonzalo Durán, "el proyecto tropieza con lo básico, en dar garantías para que aumente el porcentaje de trabajadores involucrados en una actividad sindical".

En su discurso de cierre, Bárbara Figueroa criticó "el apuro" del gobierno por aprobar el proyecto y demandó un debate serio y a fondo del mismo.

La jornada se desarrolló bajo la consigna "Más democracia. Reformas ahora. Nueva Constitución. Mejor Chile", y enmarcó marchas y manifestaciones en Santiago, Iquique, Antofagasta, Calama, Copiapó, Valparaíso, Concepción, Temuco y Puerto Montt, entre otras ciudades.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.