La cumbre COTEC Europa se reúne para "repensar la alianza hombre-máquina"

La cumbre Cotec Europa se reúne mañana en la localidad portuguesa de Mafra con los jefes de Estado de Portugal, España e Italia como protagonistas y con un punto clave en su agenda, "repensar la alianza entre hombres y máquinas", avanzó a EFE el director de Cotec en territorio luso, Jorge Portugal.

"La convivencia de hombres y máquinas ha sido siempre positiva pero ahora hay que repensar esa alianza" para afrontar una serie de desafíos en diversos ámbitos, propios de una época de transición como la actual, explicó el director general de la Cotec en Portugal.

La prueba de que esa alianza ha funcionado durante mucho tiempo es que las personas trabajan menos horas, hacen tareas menos repetitivas o tienen menos riesgos laborales, citó.

Ahora los retos son otros -a nivel de educación, de competencias, regulaciones laborales u organización del trabajo- porque "vivimos en una época de progreso tecnológico exponencial" que va a permitir producir mejor pero "no solo va a traer beneficios", alertó.

Como ejemplo, expuso los problemas que afrontan trabajadores con competencias "normales o tradicionales" ante las cada vez más numerosas tareas que han sido o están siendo "desmaterializadas".

Sin embargo, los más formados, con nuevas competencias y con capacidad de trabajar con maquinas inteligentes, "están en alza" y con más oportunidades que nunca.

Según Portugal, el desafío no se ciñe a una cuestión de competencias, es también un reto para las instituciones de formación y educación porque algunas de esas competencias tienen que adquirirse muy pronto en el proceso educativo.

Es además un problema a nivel de regulaciones, de organización del trabajo, de acceso al llamado "expertise" profesional, de la relación entre empresas y trabajadores, e incluso de ética.

"Hay empresas que pueden controlar los correos de sus trabajadores, y que si les pusieran un reloj con un sensor pueden saber si están bien, con actitud positiva (...) la cuestión es si es ético o no, ¿cuál es el límite desde el punto de vista de la privacidad?, se preguntó.

Son solo algunas de las lagunas que plantea el futuro del llamado "empleo 4.0" derivado del impacto de la tecnología en la sociedad.

Ese es el tema central del debate de mañana, en el que -además de los responsables de las agencias Cotec de Portugal, España e Italia y los jefes de Estado de los tres países- participan líderes empresariales, políticos, académicos y sociales.

En el caso de España, junto con el rey Felipe VI, también acudirá a la cita el rey emérito Juan Carlos, promotor de la creación de la Fundación Cotec de España e impulsor después de Cotec Europa, entidad surgida tras la formación de las tres agencias nacionales.

Esas tres agencias acudirán a Mafra con datos recogidos sobre el terreno y plasmados en un informe conjunto que, según avanzó el director de Cotec Portugal, "no propone soluciones definitivas pero abre pistas para el dialogo".

"Entendemos que el encuentro tiene como primer objetivo enunciar la naturaleza del problema", analizar lo que pasa en la práctica y superar lo que definió como "títulos catastrofistas" de quienes se empeñan en decir que los robots van a robar los empleos.

"Queremos ir más allá de este tipo de cosas sensacionalistas, queremos decir que eso no es verdad, no va a ocurrir así", aclaró.

Las conclusiones del debate -en el que intervendrá el comisario europeo de Investigación, Ciencia, e Innovación, Carlos Moedas-, serán la contribución de Cotec a las instituciones europeas.

"Es preciso que Europa tenga una posición concertada que evite la fragmentación de políticas nacionales porque éste es un problema trasnacional", subrayó.

En cuanto a la elección de Mafra (a unos 40 kilómetros al norte de Lisboa) para la cumbre, el responsable de Cotec Portugal explicó que representa un símbolo de que el futuro "será construido con herramientas tecnológicas, pero no puede dejar de tener en cuenta nuestro pasado y nuestro presente".

"Este encuentro no es un punto de llegada, es un punto de partida" hacia una solución que permita "que todas la personas puedan encontrar en esta transición tecnológica una perspectiva de oportunidad y no una perspectiva de miedo o de exclusión", concluyó.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.