El Gobierno francés busca romper el frente sindical de la huelga de trenes

El Gobierno francés se mostró hoy abierto a negociar algunos elementos de su reforma del sector ferroviario, en particular la asunción de buena parte de la deuda y las futuras reglas laborales, con la esperanza de romper el frente sindical y poner fin a la sucesión de huelgas desde comienzos de abril.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, que recibió por separado a los representantes de las centrales de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF), explicó a la prensa que dos de ellas le han hecho "propuestas que permitirán alimentar las negociaciones" previstas en las próximas dos semanas.

Aunque no las citó, se trata de la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT) y de la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (UNSA), consideradas menos beligerantes que la Confederación General del Trabajo (CGT, mayoritaria en la empresa) y SUD, que han reafirmado su voluntad de continuar con las jornadas de paro (hay 36 convocadas hasta finales de junio).

Philippe reiteró que no cederá en los tres ejes de la reforma que han quedado plasmados en el proyecto de ley que el 17 de abril adoptó en primera lectura la Asamblea Nacional "por una amplia mayoría".

Se trata de la apertura a la competencia, de la transformación de la SNCF en sociedad anónima de capitales públicos y del fin del estatuto laboral, particularmente beneficioso, de los trabajadores de la SNCF que sean contratados a partir de 2020.

Junto a la "firmeza" para mantener sin cambios esos puntos, se mostró "abierto" a discutir sobre otros, en particular el marco del futuro convenio colectivo del sector ferroviario, y la asunción por el Estado de "una parte sustancial" de la deuda de la compañía, que ronda los 47.000 millones de euros.

Sobre este último asunto, no quiso entrar en detalle y se limitó a recordar que el presidente, Emmanuel Macron, ha avanzado que se transferirá esa deuda "progresivamente a partir de 2020".

A cambio de ese compromiso, la empresa estatal debe equilibrar sus cuentas de explotación, de forma "a partir de 2022 la SNCF debe dejar de perder dinero cada año" y para eso el primer ministro propuso "una regla de oro que prohíba un endeudamiento excesivo".

La asunción de la deuda es un asunto delicado porque podría implicar el aumento de la deuda pública de Francia en unos dos puntos de producto interior bruto (PIB).

Según el diario económico "Les Echos", el Gobierno francés ha optado por eludir la cuestión antes de que la Comisión Europea ponga fin el próximo día 23 al procedimiento por déficit excesivo de Francia.

Philippe anunció que volverá a recibir a las centrales el 24 o el 25 de mayo, en vísperas del debate del proyecto de ley en el Senado, y que de aquí a entonces las negociaciones seguirán con su ministra de Transportes, Elisabeth Borne.

Mañana se inicia una nueva secuencia de dos días de huelga de trenes, la octava de este tipo desde comienzos de abril.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.