Trading

Los inversores temen al Gobierno y no entran en Bolsa

ibex opa bme 630

Máximos históricos por allá y casi máximos históricos por aquí. Ayer vimos a los mercados estadounidenses marcar nuevos máximos históricos y a un mercado alemán que se quedó a menos de medio punto porcentual de conseguirlo. Sin embargo, a nivel nacional las cosas no parecen que vayan con la misma alegría. Y es que los inversores están totalmente paralizados ante las previsibles regulaciones en el sector eléctrico y nuevos impuestos a la Banca en España por lo que están optando por no entrar en el mercado a pesar de tener referencias muy positivas del resto de las Bolsas tanto europeas como estadounidenses.

Desgraciadamente, el inversor español está demasiado curtido en este tipo de situaciones. El selectivo español suele apuntarse a todas las correcciones mundiales que haya pero no hace lo mismo en las subidas. Y ahora estamos viviendo uno de esos momentos.

La configuración de los componentes del selectivo español, con un peso extraordinariamente alto del sector bancario, y en menor medida también del eléctrico, casi siempre para mal, nos lleva a este tipo de situaciones. Si además unimos el hecho de que nuestra Bolsa es un mercado de valores poco importante para los gestores internacionales, que son los que realmente mueven el mercado y que por cierto se fueron por patas en la primavera del 2017 al rugir de los tambores de referéndum en Cataluña, ahora solo cabe esperar la puntilla del impuesto a las transacciones financieras, la conocida como Tasa Tobin, para hacer aún menos atractiva a los inversores nuestra Bolsa española.

Por lo tanto, con un sector bancario y eléctrico que no acapara el poco dinero que entra en la Bolsa, una Telefónica desangrándose de nuevo y decidida a poner otra vez a su presidente entre la espada y la pared como estuvo este verano y que le obligó a realizar drásticos cambios en la cúpula y de estrategias de negocio y una Repsol deambulando sin clara tendencia, la pobre Inditex no es capaz de sostener al selectivo español. De hecho, aún habría que darle las gracias a Inditex por habernos evitado ver un IBEX perdiendo los 9.100 puntos.


Esta es mi cartera de valores que además vengo haciéndola pública cada mañana en mi cuenta de Twitter, y como ven tengo poco apetito por los valores españoles. Me decanto mucho más por el mercado alemán y sobre todo el tecnológico estadounidense. Y quitando la feliz idea que tuve el pasado miércoles de ponerme corto en iRobot, la empresa creadora de la famosa Rumba, la verdad es que no me puedo quejar.

Dicen que no hay que cambiar lo que funciona bien.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.