Trading

Grifols arranca el año con opciones de subida libre

Imagen de un laboratorio de la empresa Grifols

Grifols acababa el año por debajo de los 32,00 euros tras una primera superación del nivel de forma testimonial en máximos intradiarios. En el inicio de ejercicio se ha colocado y atacando los 33,00 euros manteniendo la condición de subida libre y con opciones de buscar proyecciones hasta los 35,00 euros en lo que es una nueva fase impulsiva para el valor.

Grifols superaba antes del último mes del pasado ejercicio el nivel de los 30,00 euros tras completar un patrón de continuación con el segundo ataque a la zona que en el primer intento con una estructura similar que no completó y que con el fallo le llevó a testear la zona de soporte de los 26,00 euros.

Con la publicación de la noticia de la obtención de datos positivos en la última fase de su nuevo tratamiento contra el Alzheimer el valor superaba los 31,00 euros y se colocaba con opciones de completar el objetivo del patrón de continuación que se proyecta hasta los 32,00 euros y que logró de forma testimonial y que ahora ha consolidado y superado.

Grifols en julio de 2019 no culminó con éxito el primer patrón de continuación con el que consolidaba los máximos históricos por encima de los 29,50 euros. Su salida a la baja del patrón completaba su objetivo en la primera zona de soporte sobre los 26,00 euros. Pero con la noticia de la autorización en EE.UU. para la compañía a comprar Shanghái Raas propició también el apoyo del rebote al eliminar un factor de riesgo que podía estar pesando sobre la misma sentaba la base para la subida de final de año y la base para el nuevo impulso actual. 

Validó el rebote superando los 28,00 euros con intención y de forma consistente. Que el retroceso se frenara sin buscar el apoyo en la directriz original de avance que se proyectaba sobre los 25,00 euros dio opciones a un nuevo impulso para atacar los 30,00 euros y dejaba al valor con una posible proyección hasta la zona de los 32,00-33,00 euros y acabando el cierre de ejercicio en zona de máximos históricos.

Las proyecciones que se barajaban del patrón no cumplido llegaban hasta la zona de los 33,00 euros-33,50 euros, y puede alcanzar esta proyección sin más catalizadores. Con el ello el valor ha seguido marcando nuevos máximos históricos y ha confirmado la entrada en la nueva fase impulsiva iniciada y que estaría ya mismo validando. 

Ha alcanzado ya el objetivo teórico de proyección de salida del rango lateral en que desarrollo su estructura en los últimos ejercicios y que se completaba en los 32,00 euros. Este rango lateral se estableció desde la ruptura del anterior, que estuvo vigente en 2015-2016 y se ha mantenido dentro del mismo por casi tres ejercicios. 

Grifols rebotó desde niveles cercanos a la base de su lateral situado en torno a los 22,00 euros a buscar la zona de techos del mismo que tenemos ubicada en torno a los 26,50 euros y finalmente la superó con intención y de forma consistente en 2019 y por tanto dejaba este objetivo teórico de doblar el canal sobre los 32,00 euros.

Tiene un primer soporte débil sobre los 31,75 euros y el primero significativo en los 30,00 euros-29,00 euros, pero si se perdieran seguimos teniendo la clave en que no vuelvan a ceder los 26,00€ para no entrar de nuevo dentro del lateral, como pasó en el último retroceso que los mantuvo, y se reforzaba la zona de soporte con en el apoyo a la directriz sobre este mismo nivel. Ahora es la directriz acelerada la que refuerza la zona de los 30,00 euros-29,00 euros como primer soporte significativo.

Si no aguantaran estas referencias y volviera a quedar dentro del rango lateral en tanto se mantenga por encima de los 24,50 euros, tendría el sesgo positivo dentro del mismo, Por debajo buscaría otros soportes. Y si acabara por ceder la zona de los 22,00 euros y extiende la corrección hasta 21,00 euros cedería también los niveles de máximos que alcanzaba el valor en 2014 que han actuado varias veces en los ejercicios anteriores como resistencia hasta que en 2017 quedaron atrás. Por lo tanto, la pérdida de este nivel sí que nos supondría un cambio de escenario en el valor a medio plazo ya que quedaría situado en lateral con sesgo bajista en vez del escenario de avance actual. Y si la perforación fuera significativa podría quedarse incluso con sesgo negativo dentro del mismo si se sitúa por debajo de los 17,50 euros en cierre semanal lo que nos situaría en un escenario correctivo. El siguiente soporte ya se situaría en los 16,00 euros y podría amenazarse la zona de los 14,00 euros, aunque, de momento, está descartado con los nuevos máximos históricos logrados. Pero por debajo de los 18,00 euros comenzarían a incrementarse sus opciones, aunque viendo la estructura actual esto parece quedar de forma remota incluso ante un empeoramiento global de los mercados.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.