Los inversores ponen la vista en la firma del acuerdo comercial

Este lunes una delegación de China viaja a Washington para firmar la "fase uno" del acuerdo con Estados Unidos

538c0988-575b-11e9-a3ae-f2742b367090_image_hires_031438

Tras 18 meses de guerra comercial, este lunes una delegación de China encabezada por el viceprimer ministro Liu He viaja a Washington para firmar la "fase uno" del acuerdo con Estados Unidos. Este pacto servirá de base para tratar de poner fin a la disputa entre las dos mayores economías del mundo, que provocó una sacudida en los mercados y en la economía global durante 2019.

Pero todavía no se puede cantar victoria. Este acuerdo solo reduce algunos aranceles. Todavía quedan gravámenes vigentes que implican que el proteccionismo estará presente también en 2020. Y, además, no se ha hablado de cuál será la fecha de la próxima reunión para continuar las conversaciones. En el caso de que cualquiera de las potencias no cumpla con los compromisos de la primera etapa, las tensiones pueden reavivarse.

En cualquier caso, para la economía mundial es un alivio que se produzcan estos avances, aunque la incertidumbre no se disipe por completo. Los economistas de Bloomberg se preguntan si este acuerdo será sustancial o cosmético. "En cierto sentido, no importa -responde Tom Orlik, economista jefe- para las empresas y la confianza del mercado, lo que importa es la señal creíble de reducción de escala".  "Si eso es lo que China y Estados Unidos entregan el 15 de enero, el optimismo sobre las perspectivas comerciales para 2020 se verá reforzado", añade.

El acuerdo de la fase uno será el dato de fondo sobre las cifras del PIB anual de China. Se publicarán el viernes y se espera que muestren que la economía se estabilizó a un ritmo de expansión de aproximadamente 6% en el cuarto trimestre.

Más claves económicas

Alemania también será protagonista esta semana. Su oficia de estadística publicará el miércoles el PIB de 2019, un año en el que la economía se ha visto afectada por una recesión manufacturera. El crecimiento se estima en 0,5%, lo que sería el peor desempeño para la economía más grande de Europa desde 2013. 

En Reino Unido, los datos económicos pueden tener un poco más de importancia después de los comentarios moderados del gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, sobre la necesidad de más estímulos. El PIB mensual llega el lunes, seguido de la inflación el miércoles, y las ventas minoristas cierran la semana el viernes.

Esta semana los inversores verán con más claridad si el crecimiento se está acelerando o no en la economía más grande de América Latina. Las cifras de ventas minoristas en Brasil, que vencen el miércoles, probablemente mostrarán la séptima ganancia mensual consecutiva, con resultados impulsados por las promociones del Black Friday y tasas de interés bajas récord.

El banco central del país también publicará su índice de actividad económica, un proxy del PIB muy vigilado, para noviembre.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.