El primer cisne negro del 2020 ya está aquí

El impulso alcista continúa en las bolsas.

Aún no nos ha dado ni tiempo ni a cambiar los calendarios en nuestras cocinas y ya tenemos el primer susto en la Bolsa de este año tras el ataque con drones estadounidenses al convoy en el que viajaba el mayor general iraní en el aeropuerto de Bagdad para asesinarle.

Como es de imaginar los precios del petróleo al alza más de un 3 por ciento, el precio del oro un punto por ciento arriba y los futuros estadounidenses un punto por ciento a la baja lo que nos ha llevado a abrir con huecos bajistas en las Bolsas europeas.

Más allá de las palabras de advertencia de Irán sobre las terribles consecuencias que va a tener este acto bélico, el principal problema que pesa ahora sobre el mercado es que es viernes y los beneficios cosechados a los largo de las últimas semanas son suculentos por lo que muchos inversores van a estar tentados de consolidar dichas plusvalías latentes de cara a protegerse de lo que pueda venir este fin de semana.

Normalmente este tipo de actuaciones suelen realizarse los sábados con los mercados financieros cerrados para evitar esta tentación de salir corriendo presa del miedo con la esperanza que la ausencia de continuidad bélica tranquilice ese miedo y los mercados abran el lunes más tranquilos, pero ya sabemos que Donald Trump tiene poco de tradicional por decirlo de la manera más suave posible.

Los que me siguen desde esta tribuna desde hace años ya sabrán que le otorgo muchísima importancia a lo que ocurre tras la primera hora de contratación. Y en el caso de hoy esto es vital y este es el único motivo por el que he estado pacientemente esperando durante una hora tras la apertura.

En esta primera hora hemos visto lo que dicta la lógica: apertura con hueco bajista en zona cercana a los 9.600 puntos, intento inmediato de reacción fallido y pérdida del nivel de la apertura fruto de la presión vendedora por parte de los inversores. Pero lo importante comienza ahora.

Es ahora, a media mañana cuando tenemos que valorar si ya todos los inversores han saciado su necesidad de salir corriendo del mercado. Y de momento lo único que parece que se ha relajado algo es el precio del petróleo, pero ni el oro ni las ventas en los mercados de valores dejan de caer. Se lo comento en detalle en el vídeo que acompaña este artículo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.