19 de Octubre, 04:50 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Pensiones

Es enero, hablemos de pensiones

Javier Mallo, Legg Mason

Queremos disfrutar de una jubilación sin estrecheces pero, en cuanto a planificación financiera, no pensamos en el mañana

Seguramente muchos se extrañen al leer este titular, más aún después de dos meses de frenética campaña de pensiones. Su propósito es hacernos reflexionar sobre por qué la atención respecto el ahorro a largo plazo se concentra, casi de manera exclusiva, durante el último trimestre del año. Más allá de ventajas fiscales y de campañas concretas, la realidad es que no podemos todavía considerar el ahorro, en general, como un hábito consolidado. Desde Legg Mason, con el objetivo de entender cómo afrontamos nuestra planificación financiera de cara al retiro, hemos realizado el estudio «Global Investment Survey» en el que participaron 900 españoles con edades comprendidas entre los 18 y 74 años. 

A pesar de encontramos ante una cuestión clave para el futuro, el estudio confirma que un 21 por ciento de los encuestados vive el día a día sin preocuparse por el mañana y que un 59 por ciento también afirma vivir centrado en el presente, si bien le gustaría invertir más pensando en el futuro. Por otro lado, los dos objetivos de cara a la jubilación más repetidos en la encuesta fueron: viajar extensamente en primer lugar y disfrutar de un buen nivel de ingresos en segundo. Ambos muestran una realidad un tanto contradictoria: queremos disfrutar de una jubilación sin estrecheces pero, en términos de planificación financiera, no pensamos en el mañana. Por tanto, contamos con un objetivo definido pero no hemos empezado a hacer nada para conseguirlo

¿Qué es entonces lo que falla?

Que el ahorro a largo plazo se conciba y contemple como un hábito más es, sin duda, una de las claves. Especialmente teniendo en cuenta que España es el segundo país con mayor esperanza de vida entre los que forman la OCDE y que, consecuentemente, viviremos como jubilados mucho más tiempo. No somos, sin embargo, ajenos a esta realidad: el 96 por ciento de los españoles declara estar «preocupado» o «algo preocupado» por el nivel de ingresos que espera recibir cuando se jubile y un 42 por ciento cree que habrá pensión pública, pero que será menos generosa que la que reciben los jubilados hoy en día.

Actualmente la oferta de soluciones de ahorro para la jubilación es muy amplia. La combinación de distintos productos, que nos permita diversificar el riesgo y nuestra exposición a distintas clases de activo, resultará fundamental para lograr nuestros objetivos financieros.

Más que un día en el calendario

Los fondos de inversión, en este contexto, han ganado terreno en 2017 al batir récords en captación de patrimonio. Sin embargo, la realidad muestra que una mayor oferta no se traduce en un mayor o mejor ahorro de cara a la jubilación. Porque no se trata sólo de ahorrar o invertir, sino de comprender lo que estamos haciendo con nuestro dinero. En este sentido, nuestro estudio también muestra que dos de cada diez inversores españoles reconocen haber invertido en un plan de pensiones sin comprender su funcionamiento y que este porcentaje se puede extrapolar a otros muchos productos de ahorro e inversión. Por ello, sigue resultando fundamental contar con asesoramiento financiero profesional en las diferentes etapas de nuestra vida, así como recibir educación financiera de calidad desde edades tempranas. Porque al igual que las campañas de pensiones no deberían ser sólo cosa de un trimestre, la educación financiera debería ser algo más que un día en el calendario. 

El quid de la cuestión no es otro que ser responsables de nuestro futuro financiero, siempre y cuando contemos con todas las herramientas disponibles a nuestro alcance. Para poder acceder a ellas, deben implicarse también de manera responsable las instituciones públicas y los actores del ámbito privado como las gestoras de fondos de inversión y planes de pensiones. Quizá un buen comienzo puede ser no concentrar la conversación en torno al ahorro privado en unos meses del año. A partir de aquí vendría todo lo demás: seguir trabajando en innovación para lanzar productos más eficientes, contribuir en la explicación de la naturaleza de dichos productos...

Rompamos con los malos hábitos también en el ahorro. Cambiemos nuestros propósitos de año nuevo. Es enero, hablemos de pensiones, hablemos de ahorro y hablemos en definitiva de nuestro futuro.

- Javier Mallo, responsable de Legg Mason para España y Portugal

publicidad
publicidad