22 de Junio, 14:57 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

tras los resultados

Santander Vs BBVA: ¿Cuál está mejor por técnico?

Finanzas.com

Santander y BBVA acaban de presentar resultados, lo que ha coincidido con las fuertes caídas en Wall Street. Ambos bancos son clave para que la bolsa española remonte. Y así está su aspecto técnico. Eduardo Bolinches, director de escueladetradingyforex.com y José Luis Herrera, analista de CMC Markets, analizan las perspectivas técnicas de ambas entidades. 

Eduardo Bolinches: «Si cede el soporte de los 7 euros, vamos a tener un problema en BBVA y en el Ibex»

La magia de los 7 euros en BBVA es maravillosa. Este soporte se ha mantenido intacto desde hace más de 9 meses, desde que se reconquistase esa cota con un importante hueco alcista. Y la verdad es que ya he perdido la cuenta de las veces que cuando el BBVA se ha encontrado en problemas, ha recurrido a dicha zona para reclutar a un nuevo batallón de compradores dispuestos a apoyar al valor y darle por lo tanto la vuelta al sentido de los movimientos de los precios. Unas veces, se han visto reacciones de muy poco calado y en otras ocasiones hemos visto cómo se ha testeado la zona de los máximos en torno a los 7,80 euros, pero lo innegable es la disciplina de los compradores cuando se acerca a los 7 euros. 

¿Hasta cuándo durará esto? Pues es difícil saberlo, pero en este negocio se trata de seguir al precio y hoy por hoy, aunque llevemos ya ocho meses actuando de esa manera, es lo que toca. 

Por ello no es una coincidencia que este pasado martes 6 de febrero se hayan visto de nuevo obligados a actuar los compradores para darle la vuelta al mercado y construir una reacción alcista. Ese era su cometido y no han defraudado. Ahora bien, una cosa es frenar la presión de venta, cosa que han hecho formidablemente bien, y otra muy distinta es pensar que la reacción ha comenzado con la fuerza suficiente como para irse de nuevo al techo del canal en torno a los 7,80 euros. De hecho, diría que mientras que no superemos los máximos intradiarios de la sesión del martes situados en los 7,23 euros, el riesgo de ver un bluf de reacción es muy alto.
Pase lo que pase, una cosa está muy clara y es que si el soporte de los 7 euros cede en las próximas sesiones por la impotencia de los compradores para asumir todo el papel que sale, entonces sí que vamos a tener un problema correctivo importante tanto en el BBVA como en el Ibex 35 en general. De hecho, esos siete euros se corresponden con 9.760 puntos del Ibex y por lo tanto todo está condicionado. Lo que yo haría sería tener colocado un stop de protección en torno a los 6,98 euros en previsión a que mis sospechas de reacción muy débil se constaten y acabe el valor perdiendo su magia. 

Este escenario llevaría la cotización al siguiente soporte serio en los 6,70 euros de manera bastante rápida. Y en caso de ruptura de este nivel veríamos una continuación hacia la zona de los 6,30 euros. Así que es momento de estar muy alerta, porque no está muy claro que con la corrección del pasado martes se haya alcanzado la zona óptima de entrada. No obstante, yo podría estar equivocado y entonces deberíamos aparcar este escenario. Pero no seré yo el que lo diga, sino que será el precio y su forma de decirlo también será muy clara y precisa: con la reconquista de los 7,32 euros.

José Luis Herrera: «Si Santander respeta los 5,5 euros, sería una señal de fortaleza extra a corto plazo»

Tras las fuertes caídas en la renta variable de las últimas sesiones, es momento de plantearse en perspectiva de dónde venimos y, sobre todo, a dónde vamos. Si a comienzos del año en curso asistíamos a subidas generales de la renta variable en ausencia de rally navideño, con las caídas de los primeros compases de febrero hemos visto cómo gran parte de éstas subidas, si no la totalidad, se han esfumado. Uno de los sectores que más protagonismo ha tenido ha sido el bancario. 

El sectorial bancario europeo amagaba en el último tramo de enero con romper al alza el lateral alcista en que se estaba moviendo desde la pasada primavera, pero la corrección iniciada en la renta variable estadounidense y su inevitable contagio a las bolsas europeas han impedido por el momento su consecución; por lo tanto, el riesgo de ir a visitar la banda inferior de dicha canalización permanece vigente. 

Uno de los principales exponentes del sector bancario español es el Banco Santander. Para observar su evolución, hay que remontarse a los inicios del último tramo alcista que comenzaba en junio de 2016, en los que llegó a cotizar a niveles de 3,11 euros por acción. Desde entonces, la sucesión de mínimos crecientes ha sido impecable hasta el punto de que ha llegado a cotizar hasta los 6,25 euros en mayo de 2017. Se trata de un 100 por cien de rentabilidad en algo menos de un año, algo nada habitual en un 'blue chip' y que es una señal de la fortaleza que ha demostrado el valor. Entre medias, ha habido diferentes noticias que han sido bien acogidas, como la adquisición de Banco Popular por un precio simbólico y su integración en el grupo, así como los buenos resultados reportados. Aunque en el corto plazo sigue habiendo incertidumbres, el hecho de que comience a plantearse un calendario para el inicio de una nueva senda de subida de tipos en Europa debería ser un aliciente para el medio plazo.

En el corto plazo, la consolidación de Santander está transcurriendo en un lateral que actualmente ofrece dos zonas clave: niveles de 6,25 euros previa superación de los 6,1 euros, y como zona de soporte niveles de 5,35 euros que no debería perder para seguir confiando en la recuperación del valor y la reanudación alcista en el medio plazo. 

Focalizando todavía más, vemos cómo hay una directriz acelerada de corto plazo que está sosteniendo la cotización y que pasa por los 5,5 euros. En la medida en que el Ibex 35 sea capaz de limitar las caídas en la importante zona de soporte de los 9.500-9.600 puntos y dar por concluida la corrección actual en la que está inmerso, podríamos dar por buenos los 5,35-5,45 euros para la entidad cántabra. El hecho de respetar los 5,5 euros y la reanudación de las subidas sin llegar a la base del canal sería una señal de fortaleza extra para el corto plazo, que le podría servir de espoleta para enfrentar con mayores garantías la importante zona de los 6 euros, clave de cara a enfrentar niveles más ambiciosos para el largo plazo. 

publicidad
publicidad