22 de Octubre, 10:01 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas

Cuidado con las rebajas que no son rebajas

finanzas.com

Como todos los años tras los excesos de los gastos navideños, los comercios lanzan su campaña de Rebajas con el objetivo de seguir fomentando el consumo a través de grandes descuentos e interesantes ofertas.
Sin embargo, la realidad no siempre es esa, y la picaresca se esconde detrás de los precios rebajados en las etiquetas, ofreciendo al consumidor productos que no cumplen unos requisitos exigidos por ley, y que en muchas ocasiones chocan de frente contra los derechos de los compradores.

Lo primero que debes saber es que para que un establecimiento esté legalmente de "Rebajas" tiene que tener al menos la mitad de sus artículos rebajados. Además, todos ellos ya tenían que formar parte de la oferta anterior del establecimiento.

¿Cuáles son los derechos del consumidor en periodo de "Rebajas"?

Exactamente los mismos que durante el resto del año. El consumidor debe tener muy claro que la ley no varía a pesar de las "Rebajas" y en consecuencia sus derechos serán los mismos durante este periodo.
El establecimiento está obligado a: mantener el uso de la tarjeta como forma de pago si está también estuviera permitida fuera de este periodo; poner hojas de reclamaciones a disposición del consumidor, informando de su existencia, exactamente igual que en otros periodos; así como, por ejemplo, no variar su política de devoluciones.

Rebajas que no son rebajas

Es muy importante saber que no se puede denominar como "Rebajas" otro tipo de prácticas comerciales como son la venta de saldos, las promociones o liquidaciones; tampoco la venta de productos deteriorados o los que el comerciante ha adquirido expresamente con el fin de ser vendidos a precio inferior al ordinario.

¿Y si quiero devolver lo que he comprado en Rebajas?

La política de devoluciones del establecimiento debe ser la misma que tenga vigente para el resto del año.

Como consumidor es importante informarse antes de comprar sobre las condiciones en caso de devolución, puesto que, en muchos casos, los establecimientos no tienen obligación legal de devolver los productos, salvo que lo hayan anunciado o conste en el ticket de compra, pudiendo estar limitada a un plazo concreto, a la entrega de un vale o incluso a excluir determinados artículos.

Además, es importante tener en cuenta que la garantía es un derecho del consumidor que por supuesto también opera en el caso de productos rebajados. La garantía será de dos años a partir de la fecha de compra del producto (ticket o factura), o mínimo de un año en caso de artículo de segunda mano.

Si tuviéramos problemas con nuestra compra es importante reclamar durante los 6 primeros meses desde la adquisición del producto, ya que dentro de ese plazo hay una presunción legal de que el defecto ya existía en el momento de la compra. Si reclamamos dentro de plazo de esos 2 años, pero transcurridos esos 6 primeros meses, será el cliente quien deba demostrar que era defectuoso al comprarlo.

Y si hablamos de rebajas online...

Comprar por internet en época de rebajas parece una práctica cada vez más extendida. El motivo principal es que en muchas ocasiones los descuentos, son si cabe todavía mayores a los que podemos encontrar en establecimientos físicos.

Sin embargo, es necesario tomar algunas precauciones y siempre conservar toda la documentación justificativa de la compra, para poder realizar reclamaciones en caso de que se produzca alguna incidencia con el producto o la entrega. Además, es conveniente guardar esa documentación hasta que transcurra el plazo de garantía.

Aunque el artículo esté en perfecto estado, si la compra ha sido a distancia (venta telefónica, internet o a través de catálogo) es un derecho de los consumidores desistir de la compra y solicitar la devolución del dinero. El plazo para hacerlo es de 14 días desde la entrega y el vendedor tiene también 14 días desde que lo recibe para devolver el dinero.

No obstante, lo anterior, no todos los artículos comprados por internet admiten el desistimiento. Por ejemplo, se excluyen de este derecho los artículos confeccionados a medida o por encargo, los que puedan deteriorarse o caducar con rapidez, los precintados por salud o higiene o grabaciones sonoras, de o programas informáticos precintados que hayan sido desprecintados por el consumidor, la prensa, publicaciones o revistas, los contratos de alojamiento, transporte de bienes, alquiler de vehículos, comida o servicios relacionados con el esparcimiento si prevén una fecha o un periodo de ejecución específicos.

publicidad
publicidad