22 de Octubre, 10:02 am

Finanzas.com

publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

criptodivisas

¿Quién quiere ser el guardián del bitcoin?

Robert Schmidt / Ben Bain

En una reunión celebrada a finales del pasado año con el personal de la comisión estadounidense reguladora de los futuros sobre materias primas, su presidente, J. Christopher Giancarlo, marcó en una lista los logros de la agencia supervisora. Entre ellos: convertirse en el supervisor federal de las divisas digitales como el bitcoin. Todo ello, para bien o para mal, añadió Giancarlo.

Podría haberse entendido como una nota de humor, según comentan las personas que estaban allí, pero algunos de los asistentes vieron en su afirmación una valoración inusualmente franca. Las criptomonedas dan a los reguladores muchos motivos para el nerviosismo. Los precios del bitcoin oscilan una barbaridad pero todavía se mantienen en torno a un 1.500 por ciento por encima del pasado año. Esta y otras monedas virtuales se han apoderado de las fantasías de los inversores que tienen la esperanza de hacerse con el dinero del futuro, si bien en el mundo real es complicado comprar cosas con dinero digital. La CFTC, una agencia gubernamental creada en 1974 para supervisar los futuros de productos agrícolas, menos conocida que la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense, tiene la oportunidad de incrementar su visibilidad convirtiéndose en un regulador clave de este nuevo mercado, lo que también supone que cualquier batacazo se situará también en su punto de mira.

Giancarlo, en su día ejecutivo de una firma de corretaje de swaps que en 2014 pasó a ser comisionado de la agencia y presidente el pasado año, se enorgullece al referirse a la CFTC como un «regulador del siglo XXI». En diciembre, lanzó de cabeza a la agencia a la pelea de la criptodivisa al permitir que dos operadores de mercado ofertaran contratos de futuros basados en el bitcoin, con lo que los inversores podrían pujar por el precio al alza o a la baja sin comprar la criptomoneda en sí misma. Todo ello podría despejar el camino hacia la inversión en nuevos productos y facilitar que los grandes inversores institucionales participen. «El hecho de ignorar las negociaciones con el bitcoin no significa que desaparezcan», comenta Giancarlo. «La tecnología es una realidad y la agencia necesita estar al día». 

Futuros de bitcoin

La rapidez con la que han aterrizado los futuros sobre bitcoin ha provocado una oleada de críticas, entre las que se incluyen las de los grandes bancos, que son quienes liquidan las operaciones, así como las de algunos legisladores demócratas. Tanto el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, como Jay Clayton, presidente de la Comisión de Bolsa y Valores, se han cuestionado en privado porqué el proceso ha avanzado tan rápido, según comentan personas que han vivido de cerca las conversaciones. John Nester, portavoz de la SEC, afirma que «la percepción no es correcta». Un portavoz del Departamento del Tesoro ha preferido no hacer comentarios. 

El presidente de la CFTC sostiene que era muy poco lo que podía hacer para evitar que ambos operadores, CME Group Inc. y Cboe Global Markets Inc., siguieran adelante, ya que recurrieron a un procedimiento que recoge la legislación estadounidense en materia de materias primas conocido como self-certification (autocertificación). Permite a los operadores regulados lanzar sus propios productos y sortear posibles controles formales siempre y cuando se comprometan a no incumplir las normas de la agencia. Giancarlo recalcó que la CFTC «no aprueba» los nuevos productos de futuros.

Además, existe el riesgo de que los inversores particulares interpreten el nacimiento de un mercado regulado de futuros como una muestra de aprobación de un activo volátil sobre el que se sabe muy poco, en un momento en el que se están percibiendo signos claros de una posible burbuja. A modo de ejemplo, al igual que ocurrió con el boom de las puntocom en los años 90 o con la locura por la electrónica en los 60, las acciones que tienen la más leve conexión con las criptomonedas o la industria blockchain se han disparado de repente de precio.

Entretanto, una y otra vez, la financiación que concede el Congreso a la CFTC es muy escasa a pesar de que le ha otorgado más áreas que supervisar, incluyendo el mercado de 483 billones de dólares para los derivados financieros denominados swaps. El presupuesto de 250 millones de la agencia no ha crecido en consonancia con las nuevas competencias, lo que ha causado el desánimo entre los empleados y ha llevado a los trabajadores de la agencia a organizarse en sindicatos. Llegó incluso a quedarse sin dinero hace varios años, viéndose obligada a pedir un préstamo al Tesoro para mantenerse abierta. 

Para los críticos, no hay una receta que garantice una supervisión de éxito. «Al final, los inversores habituales van a perder dinero,» afirma Lee Reiners, en su día supervisor del Banco de la Reserva de Nueva York, que ahora es director del Centro de Mercados Financieros Globales en la Duke School of Law. «La CFTC acabará teniendo que cargar con cierta responsabilidad por todo esto».

Giancarlo afirma que la agencia estaba en condiciones de solicitar garantías más estrictas para los inversores en futuros sobre bitcoin. Los traders, comenta, van a tener que poner una cantidad mucho más elevada en concepto de garantía que la que correspondería a una operación típica, y mucho menos arriesgada, de futuros con petróleo o trigo. Y al ejercer su jurisdicción sobre las negociaciones con futuros, añade, la CFTC se va a situar en una mejor posición de cara a proteger al público, al ganar visibilidad en los mercados monetarios subyacentes en los que se opera directamente con el bitcoin y otras criptomonedas. 

Operaciones sin supervisión

Un asesor de CFTC advierte en su página web a los clientes que muchas de las operaciones en las que se negocia con monedas virtuales carecen de supervisión por parte de reguladores y que los precios pueden estar manipulados, además de comentar otros riesgos. A través de la autoridad que tiene conferida para luchar contra el fraude, la agencia ha tramitado procedimientos contra plataformas que ofrecen negociaciones con bitcoin a clientes minoristas y, en septiembre, interpuso una demanda contra un presunto esquema Ponzi que utiliza el bitcoin.

Giancarlo dice que a pesar de la imposibilidad de frenar los nuevos mercados de futuros sobre bitcoin, su agencia está lista para supervisar las divisas digitales. Ha pedido al Congreso un incremento del 13 por ciento de su presupuesto para incorporar tres docenas de trabajadores e impulsar la tecnología con la que controlar los derivados de criptomonedas. La CFTC identificó primero el bitcoin como una materia prima en 2014, afirma Giancarlo, antes de ser nombrado presidente. La agencia «se ha preparado bien», comenta. Una de sus primeras medidas fue implantar una oficina que se llama LabCFTC y cuya labor se centra en los mercados digitales. 

El interés del presidente por la nueva tecnología ha sido elogiado por legisladores y antiguos miembros de la CFTC que lo consideran necesario y vanguardista. «En realidad, resulta bastante desafiante para la CFTC haber dado este paso de pleno», afirma Bart Chilton, antiguo comisionado demócrata que también está interesado en las divisas digitales. Chilton está contribuyendo a un primer lanzamiento respaldado por reservas de petróleo. 

Opacidad y falta de regulación

Con Clayton, la SEC se ha negado a autorizar los fondos negociados en bolsa con bitcoin en gran parte debido a las dudas que suscita la opacidad y falta de regulación de los mercados subyacentes al bitcoin. En enero, Clayton emitió una declaración sobre las ofertas de divisas iniciales, en las que la gente recauda dinero para proyectos o compañías mediante la venta de sus propias monedas virtuales. «Hay muchas historias sobre fortunas ya hechas y que se han soñado con hacer», escribe Clayton. «Se escucha mucho ese dicho tan popular de, «esta vez, va a ser diferente». Expone que las divisas que se emiten en ofertas iniciales de dinero (en inglés, ICO) a menudo cumplen con la definición legal de valores y caen en el ámbito de aplicación de la jurisdicción de la SEC. 

Mnuchin encabeza un consejo de reguladores que supervisa los riesgos a los que se expone el sistema financiero: ha incluido las criptodivisas en su agenda. A menudo cita al CEO de JPMorgan Chase & Co., Jamie Dimon, al hablar de este tema. El banquero ha denominado al bitcoin como un «gran producto» para los criminales y ridiculiza a quienes invierten en él tachándoles de «estúpidos», si bien en esta última época ha suavizado su postura.

A raíz de las numerosas críticas que han recibido los mercados de futuros, la CFTC ha estado trabajando para solucionar algunos de los problemas. Ha programado reuniones públicas para finales de este mes en las que se expondrá la perspectiva de la CFTC sobre las monedas digitales. Asimismo ha elaborado un aluvión de documentos en los que se explica el trading con bitcoin y su decisión acerca de los contratos de futuros. Entre ellos se incluye asesoramiento para los usuarios. Uno de sus consejos: «No invierta en productos o estrategias que escapen a su comprensión».

publicidad
publicidad