¿Está justificado el pánico al virus de Wuhan?

china coronavirus mascarillas 630
china coronavirus mascarillas 630

Los inversores han comenzado la semana mirando hacia China y soltando papel a toda velocidad, a medida que las noticia que llegan sobre el coranavirus chino no son nada tranquilizadoras. China ha extendido sus vacaciones del Año Nuevo Lunar hasta el 2 de febrero y ha pedido a los trabajadores que trabajen desde su domicilio para evitar la extensión del virus, que ha causado más de 80 muertos y cuya extensión parece inevitable, pese a las medidas tomadas por el país, que incluyen una cuarentena en la región de Wuhan. 

Las autoridades chinas han informado de que el virus aún no está bajo control, a pesar de las agresivas medidas que ha tomado el gobierno para limitar el movimiento de millones de personas que viven en las ciudades cercanas al centro del brote. Pero es que además, la ansiedad está creciendo en medio de la evidencia de que la enfermedad tiene un período de incubación de hasta dos semanas antes de que las personas infectadas comiencen a mostrar síntomas, lo que incrementa la posibilidad de que los portadores del virus pero no muestren síntomas puedan infectar a otras personas. Este periodo es mucho más que el del virus del SARS de 2003. 

Así las cosas, la situación es hoy muy distinta a la que las bolsas tenían el viernes, cuando el mercado confiaba en que las medidas tomadas por China deberían ser suficientes para atajar el brote. Pero este sábado,  el presidente Xi Jinping ha comentado que el coronavirus se está extendiendo más rápido de lo que pensaban y ha añadido que "están en una situación muy grave, ya que los funcionarios de China están teniendo muchos problemas a la hora de conseguir cura para la enfermedad", según comentan los analistas de IG. 

Con este panorama, "los inversores se están llevando algunos riesgos fuera de la mesa, ya que temen las posibles implicaciones económicas del virus", dice Stephane Ekolo, estratega de la firma TFS Derivatives. El miedo a la propagación de la enfermedad ha lastrado el apetito por el riesgo de los inversores, que buscan los activos seguros y castigan con fuerza a los sectores más expuestos al virus, como son líneas aéreas, empresas de lujo y compañías del sector turístico. Todo ello en un entrono de creciente volatilidad, lo que hará que aparezcan en el mercado "más excusas para vender", como explica Alberto Tocchio, director de inversiones de Colombo Wealth.

Lo lógico haría sido que la demanda de los consumidores chinos hubiese aumentado tras el año nuevo lunar, pero el brote ha cambiado por completo el panorama. "Con la propagación de la epidemia, el mercado interno de consumo se reducirá drásticamente y la construcción se retrasará después de las vacaciones", explica a Bloomberg Jia Zheng, gestor del hedge fund Shanghai Minghong Investment Management. 

En este sentido, el cierre de Wuhan por una larga epidemia con la correspondiente imposibilidad de abandonar esta y otras ciudades de Hubei, "tendría un fuerte impacto en la economía china" ya que "redundaría en un crecimiento más débil del PIB para China en 2020", opina Phillipe Waechter, director de Economic Research de Ostrum AM (Natixis IM). Y es que Wuhan es la sede de los principales productores nacionales de automóviles y acero en la que, además, más de 300 de las 500 principales empresas del mundo tienen presencia. Tal y como señala Waechter, es un centro industrial y de transporte que "ha sido impulsado por el reciente auge del mercado automotor en China".

Los sectores más impactados

Obviamente, uno de los sectores más castigados es el de la energía, lo que se refleja en las caídas superiores al 3% que marca el petróleo West Texas. Si el brote es prolongado, ello alterará la forma en la que las personas viajan y se trasladan de un lugar a otro, lo que inevitablemente creará un exceso de combustible que terminará por presionar a la baja sobre los precios del crudo. Por la misma razón, el sector de las líneas aéreas es hoy uno de los más castigados, junto con las compañías de turismo.

En la bolsa española, IAG es el segundo valor más bajista de toda la bolsa española al registrar unas pérdidas del 4,55%, seguido de la agencia de viajes online eDreams Odigeo que cede el 4,50%. Melia Hoteles también se deja el 4,08 %, y el proveedor de soluciones tecnológicas para el sector turístico Amadeus, el 3,09%. En Europa, las aerolíneas también caen con fuerza: Lufthansa baja el 4,51%; Easyjet, el 4,15%, mientras que Air France se deja el 3,67%.

El coronavirus también supondrá un serio golpe para los mercados agrícolas chinos, ya muy presionados por la futura entrada de productos estadounidenses tras el acuerdo comercial con Estados Unidos. Por eso mismo, la soja, el maíz y el trigo caen hoy más del 1% en Chicago, lo que en el caso de la soja supone alcanzar su nivel más bajo en más de un mes. Además, el cobre baja más del 1,8% en Londres y el hierro se desploma más del 6%.

¿A dónde está yendo el dinero?

En esta situación, los inversores están buscando los refugios clásicos, y el preferido cuando surge una crisis de este tipo es el oro, que sube esta mañana casi un 1% y se va a los 1.583 dólares por onza. "Siempre tengo oro, especialmente cuando los riesgos son altos y los tipos de interés bajos", recuerda Stephen Innes, estratega de mercado de la firma AxiCorp. 

Por otro lado, una de las compañías que más beneficios podrían sacar de esta crisis es la firma de biotecnología estadounidense AbbVie, tras conocerse que China está empleando uno de sus medicamentos para combatir el virus. En concreto, este compuesto se denomina 'Aluvia' y ha sido desarrollado para el tratamiento del VIH,aunque a falta de retrovirales más específicos, y sin que haya sido desarrollada una vacuna, ha emergido como alternativa para tratar a los afectados. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.