Varios bancos centrales estudian crear sus propias monedas digitales

Benoît Coeuré

Un grupo de varios bancos centrales, entre ellos el Banco Central Europeo (BCE), estudian la posibilidad de crear sus propias monedas digitales.

El BCE informó hoy de que el grupo está integrado también por el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco Central de Suecia y el Banco Nacional Suizo, que trabajarán junto con el Banco de Pagos Internacionales (BPI). Todos estos bancos centrales compartirán sus experiencias respecto a la creación de una moneda digital en sus jurisdicciones.

El grupo, que presidirán Benoît Coeuré y Jon Cunliffe, estudiará aspectos como aspectos económicos, funcionales y de diseño técnico, incluida la capacidad operativa transfronteriza de las monedas.

Compartirá también sus conocimientos sobre tecnologías emergentes y se coordinará estrechamente con instituciones y foros relevantes, como el Consejo de Estabilidad Financiera y el Comité sobre Pagos e Infraestructuras de Mercado. Coeuré fue hasta finales de diciembre miembro del Comité Ejecutivo del BCE y Cunliffe es subgobernador del Banco de Inglaterra.

El interés del emisor europeo no es nuevo, y ya a finales del año pasado trascendió la intención de la entidad por desarrollar su propia moneda digital, aún cuando el propio Couré se había referido tiempo atrás a los activos digitales como los malditos engendros de la crisis. Es más, el preidente del BPI, Agustin Carstens, definió bitcoin como "una mezcla de burbuja, esquema Ponzi y desastre medioambiental".

"Una moneda digital del banco central podría garantizar que los ciudadanos sigan siendo capaces de usar el dinero del banco central, incluso si el efectivo ya no se usa. Una moneda digital de este tipo podría adoptar una variedad de formas, cuyos beneficios y costes está investigando actualmente el BCE y otros bancos centrales, teniendo en cuenta sus consecuencias más amplias sobre la intermediación financiera", se despachó Coeuré.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.