Puig crece en ventas, pero su beneficio cae por coste integración JP Gaultier

La firma de moda y fragancias Puig logró en 2015 unas ventas de 1.645 millones de euros, un 9 % más que en 2014, aunque los gastos por la preparación de la integración de Jean Paul Gaultier a su portafolio hizo caer el beneficio hasta los 126 millones, un 28 % menos.

El consejero delegado de Puig, Marc Puig, ha explicado en conferencia de prensa que, pese a que los resultados de 2015 son peores que los del año anterior, es necesario mirar la evolución de la firma "con perspectiva", y poner en valor que la compañía dobló sus ventas de 2004 a 2014, y que está invirtiendo en sus marcas.

La reducción de los beneficios en 2015 es consecuencia, ha insistido, de los gastos asociados a la preparación de la integración de los perfumes Jean Paul Gaultier (JPG) en el portafolio de marcas de Puig y del "esfuerzo inversor" para apoyar la estrategia de crecimiento.

En esta línea, el ejecutivo de Puig se ha mostrado confiado en que la apuesta de crecimiento se traducirá en los próximos años en la vuelta a una rentabilidad más alta, lo que prevé que ocurrirá ya en 2017.

De hecho, la compañía mantiene su objetivo de alcanzar los 2.000 millones de euros de ingresos netos en 2017, lo que supone un crecimiento del 33 % respecto al 2014, cuando facturó 1.508 millones y ganó 177 millones.

Para conseguir este reto, aumentará su inversión en apoyo de sus marcas, ha insistido el consejero delegado y también presidente de la multinacional.

De cara a 2016, la compañía espera crecer en ventas a dos dígitos, aunque el beneficio todavía se resentirá de la integración de JPG, que se ha hecho efectiva el pasado uno de enero.

La firma familiar con sede en Barcelona calcula que los perfumes JPG se convertirán en una de las principales palancas de futuro, ya que reportarán un negocio que supone el 10 % de las ventas de la multinacional.

En 2015, la compañía especializada en perfumes concentró el 86 % de su negocio fuera de España, mientras que el 47 % corresponde ya a mercados emergentes (fuera de la Unión Europea y Norteamérica).

Esta exposición a países emergentes entraña riesgos, según ha admitido Puig, ya que la devaluación de monedas de países como Argentina y Brasil y los problemas en Rusia y Oriente Medio afectan directamente al negocio.

En España, donde creció un 8 %, la firma obtuvo el 14 % de sus ventas el año pasado.

Respecto a la posibilidad de realizar nuevas adquisiciones, Marc Puig ha destacado que el foco del negocio está ahora en "maximizar" el valor de las marcas del actual portafolio, aunque analizará cualquier oportunidad que se presente si encaja con la estrategia.

Puig, que fabrica el 68 % de sus unidades vendidas en los tres centros de producción de España y el 29 % en la fábrica francesa de Chartres, cuenta con 4.483 empleados, de los que 1.620 trabajan en España.

En la actualidad, la firma vende sus productos en más de 150 países y cuenta con filiales propias en 22 de éstos.

En 2015, Puig adquirió las casas de fragancias Penhaligon's y L'Artisan Parfumeur, dos de las marcas más prestigiosas en la pefumería de lujo, y abrió una tienda en el Rockefeller Center de Nueva York.EFECOM

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.