Los dividendos de Abertis salvarán el ejercicio de ACS tras el fiasco de Cimic

La constructora de Florentino Pérez provisional 400 millones por la salida de Cimic de Oriente Medio pero mantiene la previsión de beneficio

floren
floren

ACS se dejó este jueves cerca de un 5% en el Ibex-35. La constructora de Florentino Pérez sufrió este descalabro bursátil tras anunciar que ha aprovisionado 400 millones de euros por la salida de Cimic, su filial australiana, de Oriente Medio. La compañía matizó que podrá cubrir este agujero con la mejora del resultado operativo y las plusvalías generadas durante 2019, pero por la reacción de los inversores, quedó claro que el mercado no tomó en consideración estos argumentos, ha informado Economía Digital

La provisión de estos 400 millones en las cuentas del año pasado supone un roto para la compañía, que tiene que compensar. Por tanto, sea como sea, empeora su perspectiva respecto a lo que podría ganar y lo que en realidad ganará. ACS aseguró que sigue intacto el objetivo de ganar más de 950 millones en 2019, cifras que se presentarán en las próximas semanas. Pero para lograrlo será clave la mejora de los resultados de Abertis, que aportará aproximadamente un 50% más a sus cuentas que en 2018.

El grupo constructor que dirige Marcelino Fernández Verdes, también presidente de Abertis, ganó 915 millones de euros el año pasado, de los que 175 se explicaban por la aportación de la concesionaria de autopistas comprada a La Caixa junto a la italiana Atlantia. Es el holding de la familia Benetton, con el 50% más una acción, el que consolida los resultados de Abertis. ACS (30%) y su filial alemana, Hochtief (20% menos una acción) ingresan los dividendos.

Los 175 millones de beneficio que se anotó ACS provenientes de Abertis eran tanto por su participación directa como por la indirecta a través de Hochtief, y correspondían al segundo semestre, que fue cuando, tras culminar la opa, se incorporaron los resultados de la concesionaria a los de sus propietarios.

Para este año, se prevé que la aportación de Abertis a ACS, tanto de forma directa como indirecta, se sitúe entre los 250 y los 300 millones de euros. Hasta el tercer trimestre, ACS ganó 769 millones, de los que 193 llegaban de Abertis, con lo que la aportación ya superó la del año pasado. Uno de cada cuatro euros de beneficio de la constructora provenía de su participación en la concesionaria. Sin Abertis, ACS habría visto caer su beneficio en los nueve primeros meses del año.

Los dividendos de Abertis constituyen una gran fuente de retorno de la inversión para sus socios, tanto ACS como Atlantia y Hochtief. Además de su aportación anual vía beneficios, en marzo del año pasado, los propietarios de la concesionaria catalana se otorgaron un macrodividendo de 10.000 millones, a costa de endeudar Abertis, para pagar los créditos que ellos mismos contrajeron para pagar la opa.

Abertis mejora resultados antes de la pérdida de autopistas

Pese a las dificultades, la evolución de Abertis sigue siendo positiva, al menos hasta el momento. El incremento del tráfico en los mercados en los que opera provocó que, en la primera mitad de 2019, incrementara su ebitda un 8%, hasta los 1.784 millones. Con este crecimiento, su beneficio neto a final de año podría situarse alrededor de los 1.000 millones de euros.

Para este 2020, sí que se espera una contracción del negocio de Abertis en España por la pérdida de la concesión de Aumar, la segunda más importante en el país. Desde el 1 de enero, la empresa que dirige José Aljaro ya no gestiona la AP-7 sur y la AP-4, las vías de Aumar, y en agosto de 2021 perderá Acesa, su concesionaria española más rentable, que opera la AP-2 y la AP-7 norte.

Entre ambas concesionarias suman casi un tercio del beneficio de Abertis. Pero para paliarlo, la compañía está abriendo nuevos mercados pese a las dificultades financieras que tiene por su alta deuda, que en junio de 2019 superaba los 23.500 millones de euros. La empresa anunció en octubre la compra del 50,1% de la mexicana RCO por 1.500 millones y esta misma semana se ha sabido que puja por la portuguesa Brisa y pagaría 2.400 millones por el 80%.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.