Los bancos ya han pagado 25.000 millones al BCE por los intereses negativos

Zona Euro

La política de tipos negativos que estableció hace seis años el Banco Central Europeo ha tenido sus efectos sobre las entidades financieras europeas, que ya han sufrido en sus cuentas un impacto de 25.000 millones de euros, de los cuales 6.700 millones se pagaron solo el mes pasado. 

Así lo muestra un estudio de la FinTech Deposit Solutions presentado hoy en el Foro Económico Mundial de Davos, que analiza cómo afecta la política monetaria de la entidad a los bancos del Viejo Continente. De acuerdo con este informe, la banca española pagó casi el 4% de la carga global de los tipos de interés negativos del BCE a lo largo de esos años. 

En relación con sus beneficios, el impacto de los tipos de interés negativos para los bancos españoles ha sido relativamente bajo. Sin embargo, desde 2016 los pagos de intereses de los bancos españoles se han disparado en un 420%, alcanzando un máximo en 2018 con 390 millones, mientras que en 2019 disminuyeron por primera vez a 270 millones.

Tal y como señala Ricardo Guimarães da Costa, director regional de Iberia para Deposit Solutions; "Los bancos españoles se  han beneficiado particularmente de la nueva regulación del BCE, en noviembre de 2019, a nivel agregado, sus asignaciones superaron incluso el exceso de liquidez". El pasado mes de octubre, el BCE redujo el tipo de interés de los depósitos bancarios al -0,5 por ciento. Al mismo tiempo, introdujo un tipo de interés escalonado, que excluye del tipo de interés negativo el exceso de depósitos que ascienden a seis veces las reservas mínimas.

Escenarios futuros

El informe también examina posibles escenarios futuros y muestra cómo se desarrollaría la carga de los tipos de interés negativos en la zona del euro si el BCE bajara o subiera los tipos de interés. Según este análisis, cada 10 puntos básicos supondría una carga adicional de 1.000 millones de euros para los bancos de la zona del euro. Cada incremento de 10 puntos básicos aliviaría, a su vez, a los bancos de 1.000 millones de euros.

Con la introducción del tipo de interés diferencial, el BCE eximió un total de 770.000 millones de euros de excedente de liquidez del tipo de interés negativo en octubre de 2019. Si se aplicara a esta cantidad el nuevo tipo de depósito del -0,5 por ciento, los bancos de la zona del euro habrían tenido que soportar una carga adicional de 3.900 millones de euros este año. Con su sistema de dos niveles, el BCE quiso aliviar a los bancos y al mismo tiempo reducir aún más los tipos de interés clave. Los bancos españoles se benefician especialmente de la nueva regulación del BCE.

En este sentido, los bancos españoles que no utilizan la totalidad de la dotación que les concede el BCE, podrían ahora incluso captar más depósitos minoristas con el fin de diversificar su financiación sin aumentar su carga de intereses negativos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.