Macroeconomía

La rentabilidad de los depósitos, en caída libre

Si 2015 fue un año pésimo para los depósitos, cuya rentabilidad no dejó de caer, en lo que va de año el descenso continúa. De enero a marzo, 20 entidades españolas disminuyeron una media de 0,17 puntos porcentuales la rentabilidad de 51 depósitos y, según los expertos, a esta caída le queda mucho para tocar suelo.

¿Sabe_cómo_ha_afectado_a_sus_finanzas_la_limitación_a_los_extratipos_en_los_depósitos?_0

La rentabilidad de los depósitos bancarios en el primer trimestre del año sigue la misma tendencia que en 2015: a la baja. Y los datos lo refrendan. Entre enero y marzo 20 entidades financieras que operan en España han rebajado el interés de 51 depósitos una media de 0,17 puntos porcentuales, y solo tres, Bankinter, Banco Sabadell y Easisave, han modificado al alza tres de sus depósitos en este periodo, según cálculos del comparador de depósitos de Bankimia.

Los causantes de que los bancos ofrezcan una rentabilidad cada vez menor por los depósitos hay que buscarlos en el BCE y en su bajada de tipos de interés a mínimos históricos. Pero no son los únicos. El hecho de que en España los depósitos sean menos rentables que en otros países de la UE se explica en la necesidad que tienen las entidades financieras de lograr ingresos extra con productos que apliquen más comisiones.

«Los depósitos a plazo fijo no han sido una gran fuente de ingresos para los bancos vía comisiones. En el contexto actual, la banca trata de mejorar esos ingresos intentando atraer al cliente hacia productos de inversión que generan más ganancias para el banco en forma de comisiones, como fondos de inversión, acciones, depósitos estructurados y combinados, entre otros», asegura Estefanía González, personal finance content manager de Kelisto.es.

Pero a pesar de su exiguo retorno, muchos ahorradores optan por mantener su dinero en depósitos, como lo demuestra que en febrero los depósitos de familias y empresas se mantuvieron en niveles parecidos a los del mes anterior, con un mínimo descenso del 0,11 por ciento, que los situó en 736.265 millones de euros, según datos del Banco de España.

El interés de los ahorradores ha hecho que en el primer trimestre del año ocho bancos hayan lanzado 14 nuevos depósitos con una rentabilidad media del 1,11 por ciento TAE. De ellos, nueve no son depósitos tradicionales, ya que su rentabilidad está referenciada a acciones de distintas compañías.

Esta querencia por los depósitos se basa en «la escasa confianza del pequeño ahorrador en invertir en productos más sofisticados y con más riesgo, lo que provoca que los bancos apenas lancen nuevos productos que den algo más de rentabilidad. No les compensa el esfuerzo que tienen que hacer para convencer al cliente de invertir en ellos. Al final, el pequeño ahorrador prefiere el depósito a plazo fijo, aunque sea con unas rentabilidades tan bajas como las actuales», asegura Mónica Ruiz, analista de Bankimia.

Para Irene Merlo, experta en cuentas y depósitos de HelpMyCash, esta preferencia es debida a la extrema bancarización del negocio financiero en España, a la baja cultura financiera del país y a la aversión al riesgo, lo que ha supuesto que el peso del ahorro en depósitos sea superior a otros productos. «Los plazos fijos siguen siendo el producto de inversión de cabecera para los ahorradores más conservadores, ya que con ellos apenas asumen riesgos, el capital está garantizado por la entidad y por el Fondo de Garantía de Depósitos y la rentabilidad se conoce previamente, lo que permite al ahorrador calcular cuánto puede ganar con un depósito».

Estefanía González apunta que el ahorrador medio español tiene un perfil «bastante» conservador, de ahí que opte por depósitos a plazo fijo y no por productos más complejos y arriesgados. Además, «tras las malas experiencias que muchos consumidores han tenido en los últimos años por culpa de inversiones 'peligrosas' como preferentes o acciones de Bankia es lógico que vuelvan a buscar refugio en un producto que conocen y les ofrece seguridad».

Pero esta inclinación por los depósitos no irá acompañada de una subida de su rentabilidad, al menos a corto plazo. La caída de su interés aún no pisa el freno. «Siempre que el BCE mantenga su política actual veremos cómo el interés de los depósitos se acerca a cero», dice González. A su juicio, no solo veremos bajar la rentabilidad, sino empeorar sus condiciones con estrategias como recortar el plazo de algunos de ellos. «Este es el caso del Depósito Naranja de ING Direct, que ha bajado su retribución del 1,90 al 1,50 por ciento y ha pasado de un plazo de tres meses a dos. También veremos más depósitos con restricciones en cuanto al saldo. Recientemente Banco Popular lanzó el Depósito Nómina Gasol, una oferta muy atractiva porque ofrecía un 5 por ciento TAE a un año, pero solo para saldos de entre 3.000 y 6.000 euros».

En opinión de Irene Merlo, «no debemos descartar nada, aunque no se espera que los depósitos tengan tasas negativas para el cliente particular. Otra cosa son los depósitos para clientes institucionales o grandes empresas que sí podrían llegar a estar por debajo del 0 por ciento, como ha ocurrido en otros países».

LA SUBIDA PARA CUÁNDO

Los expertos creen que es difícil vaticinar cuándo empezará la remontada de la rentabilidad de los depósitos pero están convencidos de que no será este año.

«Todo dependerá de cómo evolucione la economía europea y la inflación. Mientras esta última siga en niveles bajos, el BCE tratará de llegar a su objetivo del 2 por ciento y seguirá abaratando el precio del dinero para que haya más liquidez en el mercado, el crédito fluya y, con ello, el aumento del consumo impulse los precios al alza. Hay que tener en cuenta que estamos muy lejos de esto: la inflación de la Eurozona cerró 2015 con un 0,2 por ciento, por lo que no parece que en este año podamos ver cambios de tendencia», afirma Estefanía González.

También Irene Merlo cree que a corto plazo no habrá subida de rentabilidad de los plazos fijos. Lo más probable, para ella, es que los ahorradores más conservadores migren a productos de ahorro más arriesgados. «En España tenemos que 'ponernos las pilas' en cuanto a educación financiera y buscar en otros productos de inversión mayores rentabilidades».

LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Estefanía González, Kelisto

«Mientras el BCE mantenga su política monetaria actual veremos cómo el interés de los depósitos se acerca a cero»

Mónica Ruiz, Bankimia

«El pequeño ahorrador prefiere el depósito a plazo fijo, aunque sea con unas rentabilidades tan bajas como las actuales»

Irene Merlo, HelpMyCash

«Los ahorradores conservadores eligen los depósitos porque con ellos apenas asumen riesgos y el capital está garantizado»

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista Inversión.