Macroeconomía

La negociación con EE.UU. y la UE será clave para la economía británica

Reino Unido no quiere perder la competitividad que ha tenido durante su permanencia en el bloque comunitario, por lo que los pactos comerciales con Estados Unidos y los Veintisiete serán fundamentales para su futuro.

Brexit
Brexit

La salida de Reino Unido de la Unión Europea queda formalizada este 31 de enero con la eliminación de la bandera azul con estrellas amarillas de los edificios del gobierno británico. Se termina así una etapa que ha durado 47 años y ahora se abre una nueva: la de las negociaciones comerciales

La economía británica no quiere perder la competitividad que ha tenido durante su permanencia en el bloque comunitario, por lo que los pactos con Estados Unidos y -desde este viernes- los Veintisiete serán fundamentales para su futuro de la economía británica. Además, según el Banco de Inglaterra, crecerá menos de lo previsto en los próximos tres años, por lo que dependerá de estas negociaciones. También será clave la política fiscal y de inversiones que anuncie el Ejecutivo conservador, que el 11 de marzo presenta su primer presupuesto general después del Brexit.

Prioridades de Johnson: una doble negociación

Johnson, que despide casi medio siglo de pertenencia a la Unión Europea saludando "el amanecer de una nueva era", según el discurso adelantado, ha indicado que quiere conseguir un tratado comercial con el bloque "al estilo del de Canadá" antes del 31 de diciembre, cuando acaba el periodo de transición -que no contempla extender-. De acuerdo con el Financial Times, planea negociar "en paralelo" un pacto con Estados Unidos, cuyo secretario de Estado, Mike Pompeo, aseguró este jueves que Reino Unido está "al frente de la cola" de las conversaciones comerciales -si bien cualquier trato con la primera potencia mundial se anticipa polémico y complicado-.

En otra muestra de que el Gobierno británico planea divergir del mercado único comunitario, el ministro Michael Gove declaró este viernes a la BBC que su "referencia" será el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) entre la Unión Europea y Canadá, que permite el comercio de muchos bienes sin aranceles pero apenas cubre los servicios y mantiene los controles aduaneros.

Como ya hiciera el titular de Economía, Sajid Javid, Gove ha advertido de que las empresas deben estar preparadas para un aumento "de los procesos burocráticos" y "de la fricción" en las transacciones con el bloque europeo, lo que afectará sobre todo a sectores como el manufacturero y automovilístico, dependientes de la armonización normativa para ser competitivos. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha recordado por su parte a la cadena pública la posición de Bruselas: "cuanto más cerca quiera estar el Reino Unido del mercado único, más deberá respetar sus normas y estándares" y, si no lo hace, "más distancia" habrá.

Retos para la City

El sector financiero británico, que contribuye un 7% al producto interior bruto (PIB) nacional y con el Brexit perderá el derecho de "pasaporte" o acceso directo al mercado comunitario, espera con ansía conocer cómo el Ejecutivo de Johnson planea defender sus intereses. La City quiere que el Reino Unido negocie con la UE un estatus de "equivalencia" normativa que permita operar sin restricciones, pero basado no en la idea de que ambas partes deben tener las mismas reglas, sino en que éstas conduzcan a los mismos resultados.

El sector aspira a obtener un acuerdo de equivalencia hecho a medida, pues considera que el proceso de reconocimiento legal que actualmente aplica la UE a países terceros puede ser largo, complicado y en última instancia insatisfactorio.

Ralentización de la economía

Los efectos del Brexit en la economía británica dependerán, según los expertos, de cómo evolucionen las negociaciones con la UE y Estados Unidos y su impacto en la libra, la inversión empresarial y la confianza del consumidor. Algunos economistas, como Julian Jessop, del Instituto de Asuntos Económicos, creen que, a corto plazo, puede producirse un efecto "rebote" de recuperación económica provocado por la certidumbre que aporta la amplia mayoría parlamentaria que obtuvo en diciembre Johnson.

John Springford, del Centro para la Reforma Europea, predice en cambio que la economía se ralentizará, ya que la única certeza que ofrece el líder conservador y abanderado de la salida de la UE es "la de un desenlace duro", más aún si se llegara al 31 de diciembre sin un pacto sobre la futura relación comercial. El Banco de Inglaterra rebajó ayer del 1,2 % al 0,8 % su previsión de crecimiento del PIB en 2020, del 1,8% al 1,4% en 2021 y del 2 % al 1,7% en 2022.

Sin embargo, decidió no recortar los tipos de interés, que mantuvo en el 0,75% a la espera de constatar si la economía repunta por el citado efecto "rebote" o si, por contra, aumenta el riesgo de contracción.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.