La ministra de Exteriores, conciliadora con el Brexit y dura con la política de Trump

En una entrevista, Arancha González Laya, afirma que la política económica del presidente norteamericano crea desigualdad

1

La nueva ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, apunta a que el punto débil en España está en la brecha territorial y en el envejecimiento de la población. Además, afirma que la parálisis política en un interminable ciclo electoral ha afectado a España porque "lo que se necesita en estos momentos de grandes transformaciones económicas son grandes decisiones y grandes consensos nacionales sobre cómo acompañar las transiciones digital y ecológica". Según González, a España "le falta madurez política" en ese aspecto y da un toque de atención al Gobierno de Pedro Sánchez. En el ámbito internacional, la nueva ministra se ha mostrado conciliadora con el Brexit y dura con las políticas de Donald Trump.

"En España tenemos un problema de brecha territorial donde hay una gran cantidad de partes del territorio español donde los ciudadanos no tienen acceso a las mismas oportunidades económicas. Son ciudadanos que estamos dejando desenganchados del crecimiento", subraya González. Además, también cree que otro talón de Aquiles para España está en no saber gestionar el envejecimiento de la población. Así lo ha expresado en un entrevista publicada este sábado por El Mundo.

"Con un envejecimiento a pasos agigantados se debería buscar un equilibrio intergeneracional que no tenemos y un modelo de competitividad donde el factor no sea únicamente el salario del empleado", explica la nueva ministra de exteriores. También apunta a que no podemos poner el peso del ajuste solo en las generaciones más jóvenes de manera que "tengan que generar los recursos necesarios para que las generaciones que ya han trabajado y que ahora están jubiladas puedan seguir disfrutando".

Los problemas del comercio internacional

En cuanto a la legitimidad del comercio internacional, González señala tres principales problemas: de coherencia, de legitimidad y de eficiencia. "Un problema de coherencia porque lo que los gobiernos hacen para liberalizarlo no va acompañado de medidas para asegurarse que se absorben los golpes de abrir los mercados". El problema de eficiencia, según la ministra, es "muy serio porque, en realidad, no estamos regulando lo que importa, la economía del futuro".

El tercer problema, un problema de legitimidad, iría ligado a que los ciudadanos deberían entender que lo que los gobiernos están haciendo para abrir el comercio internacional y para regularlo revierte en su beneficio.

En cuanto a las políticas proteccionistas de Donald Trump, discrepa en "que se pueda decir que la situación en EE.UU. nunca estuvo mejor". Indica también que uno de los problemas en la economía global es que estamos mirando cifras agregadas macroeconómicas, sin tener en cuenta "el impacto micro" de esas cifras sobre el ciudadano. Según su punto de vista, lo único que se ha logrado en la legislatura de Trump y en los últimos 30 años es que se acentúe la desigualdad social en que el 1% de la población cada vez reúne más poder económico a costa del 99% restante.

Por lo que al proceso del Brexit se refiere, Arancha González Laya opina que solo "se encuentra en la fase uno y que queda por ver qué tipo de negociación se establece entre el Reino Unido y la Unión Europea para su futura relación económica y política", para lo que "la UE debería hacer que sea muy caro que los países se salgan de la Unión".

Una experta en comercio para el Ministerio de Exteriores

Arancha González Laya es guipuzcoana nacida en Tolosa hace 50 años. Se licenció en derecho por la Universidad de Navarra y es experta en comercio internacional. Por su desempeño profesional en los ámbitos público y privado, la nueva jefa de la diplomacia española aporta no solo conocimiento del mundo del comercio, sino también de las áreas relacionadas con el desarrollo de los países emergentes y las economías en transición. Además, habla cinco idiomas: euskera, inglés, francés, alemán e italiano.

Ha sido directora del gabinete del director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y su representante en el G-20. Anteriormente, había ocupado distintos puestos en la Comisión Europea relacionados con el comercio y en los que desempeñó una labor destacada en las negociaciones del acuerdo UE-Mercosur, con Irán y el Consejo de Cooperación del Golfo o los Balcanes. Preside el Consejo Global de Campeones por la Igualdad de Género y co-preside el Consejo sobre el Futuro del Comercio y de la Inversion del World Economic Forum (WEF).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.