La inflación en Argentina bajará a mitad de año

Los analistas consultados por el Banco Central han reducido su estimación de inflación en diciembre pasado a 4,1 % y esperan una tendencia a la baja que llegaría a un 2,8% en junio. Además, el gobierno ha anunciado una subida de salario para los trabajado

argentina-alberto-fernandez-mitin-1571783731325

Los analistas consultados por el Banco Central argentino para su informe de expectativas de mercado han estimado que la inflación registrará este año una tendencia descendente y han bajado su pronóstico para todo 2020 a 42,2 %, 0,8 puntos porcentuales menos que en el relevamiento anterior. Además, los expertos también han reducido su estimación de inflación en diciembre pasado a 4,1 % y esperan para enero una tasa de 3,8 %, en una tendencia a la baja que llegaría a un 2,8 % mensual en junio próximo. En tanto, los analistas revisaron al alza la expectativa de inflación para 2021 a un total de 30,1 %.

El índice de precios al consumidor de diciembre, que abarcará las primeras tres semanas de Gobierno del peronista Alberto Fernández, se dará a conocer el próximo 15 de enero. Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos, en noviembre pasado la inflación alcanzó un 4,3 % y acumuló un 48,3 % en los primeros once meses del año.

En cuanto a la evolución de la actividad económica, los expertos pronosticaron una caída de -1,6 % del Producto Interno Bruto (PIB) para 2020 y revisaron a la baja su proyección de crecimiento para 2021, que cifraron en un 1,3 %, es decir 0,2 puntos porcentuales menos que en el relevamiento anterior.

El Gobierno argentino sube el salario de los empleados del sector privado

Y esta tendencia descendente de la inflación está relacionada con la nueva medida que ha anunciado este viernes el ministro de Trabajo, Claurido Morini. Se trata de una subida de los salarios de 4.000 pesos (unos 56 euros) para los trabajadores del sector privado que se aplicará en dos tramos, uno de 3.000 pesos (42 euros) en enero y los 1.000 restantes (14 euros) en febrero. La medida, que se da en medio de la recesión que arrastra el país desde 2018, se trata de una "asignación fija remunerativa", por lo que se le realizarán descuentos impositivos y de contribuciones a la seguridad social, y será absorbida por los aumentos que devengan de futuras negociaciones colectivas.

"En aquellos casos que hubiera aumentos previstos en la paritarias (negociaciones colectivas) de 2019 -todavía no se cerraron las negociaciones del año- ambos aumentos se superponen", ha asegurado Moroni, quien ha detallado que "si la comisión paritaria no negocia una cosa mayor, un valor mayor, se seguirá aplicando este convenio". La cifra es "fija para todas las escalas y todas las categorías" del sector privado, mientras que para los empleados públicos se anunciará "una medida de alcances similares en los primeros días de la semana que viene".

No están incluidos en este aumento los trabajadores agrarios y de sectores domésticos, que tienen sus "propios esquemas para fijar salarios", aunque serán convocados "la próxima semana" para examinar medidas similares.

Impacto en las Pymes

En cuanto al "impacto en el costo laboral", el ministro ha anunciado que se eximirá a los empleadores de la pequeña y mediana empresa (Pymes) "del pago de contribuciones patronales sobre esta suma". El ministro ha afirmado que "la suma que va a incorporar en la masa salarial total es aproximadamente de 20.000 millones de pesos (unos 284,5 millones de euros).

Con esta medida buscan la "recuperación de salarios de los sectores más vulnerados", y Moroni ha insistido que con ella "1.300.000 trabajadores logran recuperar el poder adquisitivo perdido durante 2019", en el que se estima una inflación del 55 %. "Queremos llevar una situación de mayo tranquilidad a la economía argentina, de modo tal que no haya situaciones de urgencia que resolver", ha concluido el ministro.

Esta subida se enmarca en la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, que el Congreso ratificó a finales de diciembre, y se une a otras medidas impulsadas por el Gobierno de Alberto Fernández orientadas a intentar frenar la caída en la actividad económica, como la doble indemnización por despidos que se decretó por un plazo de 180 días.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.