La empresa familiar aboga por subir salarios y no cambiar la reforma laboral

El presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco Riberas, ha abogado hoy por que el nuevo Gobierno permita que el país siga ganando competitividad y puedan subirse los salarios "de manera razonable", más que pensar en cambiar la reforma laboral.

En su opinión, la reforma laboral ha sido "un buen instrumento" para reestructurar empresas que, de lo contrario, habrían cerrado y "apenas ha tenido impacto en compañías que iban bien", por ello ha pedido al nuevo Ejecutivo que la mantenga y trabaje en otros campos.

Durante su intervención en un curso de la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Riberas ha afirmado que "ahora" toca ver cómo mejorar la competitividad del país, por ejemplo, con más formación y educación.

Sobre las empresas familiares y preguntado por El Corte Inglés, ha opinado que sería "bastante triste" que la salida a Bolsa de una compañía fuera la única forma de solucionar una sucesión y sostiene que la clave es el crecimiento, para evitar "una jaula de grillos".

Riberas, presidente también de Gestamp, la multinacional de componentes metálicos para la industria del automóvil, ha restado importancia a la evolución en bolsa de la compañía porque no ve impacto por los aranceles impuestos por Estados Unidos.

Por eso ha descartado que Gestamp o Cie Automotive se vean obligadas a recortar sus previsiones de beneficios.

Y después del interés mostrado en el pasado por Abengoa, algo que no llegó a suceder porque "los bancos iban cada uno por su lado", ahora ha considerado que ya no tiene sentido entrar en la compañía.

En el mismo encuentro, el presidente de Mapfre, Antonio Huertas, pidió al nuevo Gobierno que mantenga la senda económica del anterior Ejecutivo y aporte la estabilidad suficiente para que la economía siga avanzando y se pueda atajar el drama social del paro, porque es "inadmisible" que siga habiendo más de 3 millones de desempleados.

Durante su intervención ha anunciado que la compañía ha creado un grupo de expertos para impulsar la tecnología "blockchain", aunque antes de la aplicación real en el negocio hay que seguir trabajando desde un punto de vista conceptual.

Además, ha reclamado una regulación financiera que no frene la innovación y ha abogado por que las aseguradoras y la banca puedan hacer pruebas de negocio en un espacio controlado o "sandbox" que permita experimentar con clientes y competir en igualdad de condiciones con empresas emergentes del sector "fintech".

Sobre el negocio actual de Mapfre, Huertas ha justificado la venta de ciertas actividades en Estados Unidos para poner el foco en áreas con mayor rentabilidad y ha identificado el negocio de vida-ahorro en España como un campo de crecimiento.

En la jornada ha participado también el presidente del operador de infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas Cellnex, Tobías Martínez, que "hablando con el corazón más que con la cabeza", ha dicho que le gustaría que la compañía contara con más inversores españoles en su capital.

En esta línea ha mostrado su deseo de que Criteria, el hólding empresarial de la Fundación La Caixa que posee un 5,9 % de la compañía, eleve su participación, después de que a mediados de abril Atlantia vendiera su 28,9 % en Cellnex al grupo italiano Edizione, propiedad de la familia Benetton, que invirtió unos 1.500 millones.

Por su parte, la presidenta de la empresa estatal Tragsa, Elvira Rodríguez, ha desvelado que el grupo prepara su salida en un futuro "no muy lejano" de Brasil y Paraguay, donde posee una finca en la que se cultiva soja y que España recibió como pago de deudas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.