La deuda de empresas y hogares cayó 4,1 puntos hasta el tercer trimestre

DEUDA ESPAÑOLA

La deuda de empresas y hogares se situó en el tercer trimestre del año en el 132,1 % del PIB o 1,62 billones de euros, con un descenso de 4,1 puntos porcentuales sobre 2018 y de 50 puntos respecto a las cifras del primer trimestre de 2013.

Según las cuentas financieras de la economía publicadas este miércoles por el Banco de España, esta reducción se produce al tiempo que la riqueza financiera de los hogares -ahorros menos deudas- aumentó un 4,7 %, hasta el 189,4 % del PIB.

El grueso de los activos financieros de los hogares se encuentra en efectivo y depósitos (39 % del total), seguido de participaciones en el capital (27 %), seguros y fondos de pensiones (17 %) y participaciones en fondos de inversión (14 %).

Los únicos componentes que aumentaron su peso fueron seguros y fondos de pensiones (0,7 puntos porcentuales), mientras que las participaciones en fondos cayeron 0,7 puntos; las participaciones en el capital cedieron 0,3 puntos, y el efectivo y depósitos, 0,1 puntos.

La descomposición de la deuda indica que al cierre del tercer trimestre la de las empresas se situó en el 73,8 % del PIB (1,7 puntos menos que hace un año) y la de las familias alcanzó el 57,4 %, frente al 59,7 % de septiembre del año pasado.

Desde el cierre de 2012, en plena crisis provocada en parte por el fuerte endeudamiento, la deuda de las empresas se ha reducido en 33,2 puntos de PIB, y la de las familias ha caído en 24,21 puntos.

Entre septiembre de 2018 y ese mes de 2019 el flujo neto de financiación consolidada recibida por empresas y hogares alcanzó los 9.700 millones de euros, un 0,8 % del PIB, que se debió exclusivamente a la financiación captada por las sociedades, porque en los hogares fue nula.

Al tiempo, las operaciones financieras de los sectores residentes (empresas, hogares, instituciones financieras y administraciones públicas) registraron en septiembre de 2019 un superávit de 26.000 millones de euros, el 2,1 % del PIB, tres décimas menos que en el conjunto de 2018.

La evolución fue dispar porque obtuvieron saldos positivos las instituciones financieras (2,8 % del PIB) y los hogares (2,4 % del PIB) mientras que las administraciones públicas registraron un déficit del 2,9 % del PIB y las empresas un saldo negativo del 0,1 %.

El saldo financiero de los hogares y las instituciones sin fines de lucro alcanzó en septiembre de 2019 los 2,337 billones de euros, un 4,7 % más que un año antes, resultado de la adquisición neta de activos financieros por 53.000 millones en los últimos cuatro trimestres, y de unas revalorizaciones netas de 51.000 millones debidas sobre todo al aumento del precio de los activos de renta variable.

Medido en porcentaje del PIB, los activos financieros de hogares e instituciones sin fines de lucro representaron un 189,4 %, 1,8 puntos porcentuales más que un año antes.

La riqueza financiera de familias e instituciones sin fines de lucro -activos menos pasivos- se situó en 1,573 billones, un 7,1 % más en tasa interanual, equivalente al 127,4 % del PIB, 4,1 puntos más que a cierre de septiembre de 2018.

El portavoz de la Asociación Española de la Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano, destaca que los niveles de endeudamiento de empresas y familias están ya por debajo de la media europea y pide "certidumbre económica" para dinamizar la demanda de nuevo crédito toda vez que las condiciones de financiación de las entidades son muy favorables.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.