La CNMC insta al Gobierno a permitir que Uber compita libremente con los taxis

El regulador considera que la norma actual restringe la libre competencia y el "bienestar general".

uber-ilegal-madrid--644x362

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha dado un espaldarazo a las compañías de transporte de viajeros con conductor que, como Uber, pretenden operar en España, al instar al Gobierno a cambiar la normativa para que estas sociedades puedan competir libremente con los taxis. El regulador considera que la norma -un real decreto aprobado el pasado mes de noviembre- presenta restricciones a la libre competencia y al "bienestar general".

La recomendación llega meses después de que un juzgado suspendiera la actividad de Uber y de que otro tribunal diferente descatara el cierre de otra empresa del sector, Cabify. La laguna legal en la que se encuentran estas actividades ha servido a las federaciones de taxistas para intentar paralizar sus servicios. Sin embargo, la CNMC considera que ambos tipos de transportes deben competir entre sí "para que los consumidores puedan beneficiarse de una mayor disponibilidad de vehículos, un menor tiempo de espera y una mayor competencia en precios, calidad e innovación», argumenta el 'superregulador'.

El organismo presidido por Jose María Marín Quemada advierte de que impugnará la norma aprobada por el Ministerio de Fomento ante los tribunales, por la vía contencioso-administrativa en el supuesto de que el Ejecutivo no levante las restricciones que incluye, dado que «carecen de justificación y son claramente perjudiciales para la sociedad». La CNMC propone levantar el límite de autorizaciones para este tipo de servicio que introduce la norma, y suprimir la obligación de que tenga que contratarse previamente, la limitación geográfica para operar y los requisitos técnicos y de antigüedad que exige a las empresas.

El rechazo a la normativa por parte del regulador llega desde todos los frentes. Considera que la innovación "se ve frenada" por las restricciones legales impuestas en los últimos meses. Además, pide levantar la limitación de autorizaciones para operar a empresas de vehículos con conductor que establece la ley (cuando exista más de una firma de este tipo por cada treinta licencias de taxis); eliminar la obligatoriedad de contratar previamente el servicio de un coche con conductor y que puedan competir con los taxis en contratación directa en la calle; rechaza que estas empresas sólo puedan operar en una comunidad autónoma y los «injustificados» requisitos de antigüedad (diez años), número mínimo de vehículos (siete coches) y de otra índole que exige para lograr licencia.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.