Francia acercará la gestión del empleo público al de la empresa privada

Aproximar la gestión del empleo público al de la empresa privada, con un mayor número de contratados en lugar de funcionarios y la individualización de salarios, es el objetivo de una reforma que el Gobierno francés ha presentado este miércoles.

El proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros, que se debería tramitar en el Parlamento antes del verano, quiere que la función pública sea "más atractiva y más reactiva", y cumpla la promesa electoral del presidente, Emmanuel Macron: suprimir 120.000 puestos de aquí a 2022.

Estos son los principales puntos de la reforma francesa de la función pública:

1. Más contratados y menos funcionarios.

Se ampliarán las posibilidades de utilizar personal contratado, en lugar de funcionarios, para puestos permanentes. Ahora suponen cerca del 20 % de los 5,5 millones de empleados públicos y su número ya se ha incrementado en un 5 % desde 2017. Es una de las medidas que más ha erizado a los sindicatos, que han convocado una jornada de huelga para el 9 de mayo.

2. Contratos temporales de hasta 6 años.

El llamado "contrato de proyecto" será un nuevo contrato temporal para misiones definidas con un límite de duración de seis años. Se le podrá poner fin anticipadamente con una indemnización.

3. Individualizar la remuneración.

Se sustituirán las calificaciones actuales por una "evaluación objetiva de los méritos y de los resultados de los agentes". Eso se traducirá en un "mejor reconocimiento del compromiso profesional en la remuneración de funcionarios y contratados". Los procedimientos para la promoción tendrán en cuenta la trayectoria individual.

4. Despido acordado.

Para limitar la rigidez del estatuto de funcionario y favorecer las transiciones entre el sector público y el privado se pondrá en marcha la llamada "ruptura convencional", es decir, una especie de despido acordado que conlleva una indemnización y derecho al subsidio de desempleo y que ya se usa en la empresa privada.

En esa misma línea, subirá la prima de salida voluntaria y se facilitará la transferencia de los derechos de pensión, sin pérdidas.

5. Aumentar el tiempo de trabajo.

Se suprimirán las derogaciones que permiten que el tiempo de trabajo sea inferior a las 35 horas semanales (1.607 anuales) que rigen como regla general en Francia. Un informe de 2016 había puesto en evidencia que los empleados municipales trabajan de media 1.578 horas.

6. Igualdad entre hombres y mujeres.

Se obligará a las administraciones -bajo pena de sanciones- a aplicar planes de acciones de igualdad entre hombres y mujeres, sobre todo para eliminar las diferencias de remuneración que derivan, por ejemplo, de la pérdida de una parte de las primas durante sus bajas de maternidad.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.