España desafía a Bruselas al mantener la subida de las pensiones

pensiones--644x362

El debut europeo del Gobierno de Pedro Sánchez se produjo este jueves en Luxemburgo. En el pequeño Gran Ducado coincidieron las dos almas económicas del nuevo Ejecutivo: Magdalena Valerio y Nadia Calviño. Ambas vestían de 'rojo PSOE', pero su discurso no fue precisamente el mismo. Poli malo y poli bueno, todo un clásico: Valerio, la ministra que 'vende' lo que el electorado socialista quiere oír, y Calviño, la tecnócrata que dice lo que Bruselas anhela escuchar. Empleo y Economía, el mitín político frente a la terquedad de los números, los mismos que recuerdan que España tiene el peor déficit de toda la UE.

Cuando Sánchez ideó su Ejecutivo, sabía perfectamente lo que hacía. El problema es que la UE aún no sabe muy bien a quién hacer caso. Este jueves, mientras Valerio defendía a capa y espada la subida de las pensiones acorde al IPC y criticaba sin ambages las reformas de 2011 y 2013 que Bruselas sigue sosteniendo, Calviño juró lealtad eterna a la estabilidad presupuestaria. El desafío está ahí, habrá subida de las pensiones sí o sí, lo de sufragarlas ya es otro cantar. «El problema es de ingresos», insistió Valerio. ¿Y de dónde saldrán? Mencionó la utilización de los Presupuestos Generales del Estado, el «destope progresivo de las bases máximas de cotización», la subida del salario mínimo o la lucha contra el fraude.

Un Gobierno, dos almas. Primero, la ministra de Trabajo. «Somos firmemente partidarios de respetar la Constitución y las leyes de nuestro país. Vamos a mantener que los pensionistas no deben perder poder adquisitivo. Las pensiones son uno de los elementos principales de redistribución de un país», recalcó. Comenzó su intervención ante los medios algo dubitativa, pero apostó por defender su discurso con respuestas muy largas recordando cuál es el libreto del nuevo Gabinete Sánchez.

«Consideramos que la reforma de 2013 no va en esa línea en absoluto, no ha velado por la sostenibilidad social. Se lo dijo la ciudadanía al Gobierno en la calle», recalcó. Pese a todo, se mostró conciliadora, tanto hacia la UE como hacia el PP. «Es una cuestión social que afecta a todo el país, así que tendremos que sentarnos para buscar soluciones que sean tenidas en cuenta y escuchadas por la Comisión. No queremos generar ningún enfrentamiento», apostilló.

Luego, llegó el turno de Nadia Calviño, que debutó por la tarde ante el Eurogrupo. Primer mensaje a sus colegas europeos: «Es necesario que sigamos una senda de estabilidad presupuestaria que nos permita garantizar la estabilidad a corto, medio y largo plazo». Música celestial para los oídos de Bruselas. Luego llegaron los matices, el 'sello Sánchez': «También tenemos que conjugar todo esto con un modelo de crecimiento más inclusivo», apostilló.

A la espera de Hacienda

Aunque la apretada agenda comunitaria hizo que este jueves coincidiera la celebración del consejo europeo de Empleo y el Eurogrupo, la voz cantante de España en Bruselas tiene nombre y apellido: Nadia Calviño. A ella le tocará el ingrato trabajo que conoce muy bien Luis de Guindos: dar la cara ante sus colegas europeos para prometer que cumplirán el déficit pactado sí o sí, aunque sean muy conscientes de que no será así.

Este jueves hubo mucho de esto. El objetivo de este año es del 2,2%, pero la Comisión ya ha advertido de que se irá hasta el 2,7% por medidas como la subida de las pensiones pactada entre Rajoy y el PNV. Una medida, por cierto, que no gusto nada en Bruselas, como quedó constancia en las recomendaciones específicas que publicaron hace unas semanas poniendo en duda el compromiso de España con la sostenibilidad del sistema.

«La ministra de Hacienda está trabajando día y noche para ver cómo está evolucionando la ejecución presupuestaria, pero no tengo ninguna razón para cambiar ese objetivo», zanjó Calviño. La clave, matizó, es estar por debajo del 3% y salir del procedimiento de déficit excesivo una década después. Por si acaso, el Eurogrupo, que se las sabe todas, seguirá muy vigilante como este jueves volvió a advertir tras aprobar el proyecto de presupuestos de 2018 que en su día envió el PP y que ahora defenderá el PSOE, el Gobierno de las dos almas, ante la UE.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.