El precio del Brexit: 235.000 millones de euros y menos inversión empresarial

La economía de Gran Bretaña es un 3% menor de lo que podría haber sido si se hubieran mantenido las correlaciones históricas con Europa en los últimos tres años.

Tras el Brexit, las entidades financieras británicas serán una dura competencia para el sector financiero español.

Ya han pasado casi cuatro años desde que los británicos votaron en referéndum su salida de la Unión Europea y este 31 de enero -por fin- se hará efectiva. Los analistas apuntaban a que la victoria del primer ministro Boris Johnson en las pasadas elecciones generales del 12 de diciembre supondría un punto a favor para la economía, la libra y los mercados. Pero la incertidumbre ha cobrado su precio. La inversión empresarial se ha frenado y el crecimiento económico anual se ha reducido a la mitad, del 2% al 1%.

Y además, según una investigación de Bloomberg, el coste económico de la marcha de Gran Bretaña del bloque comunitario ya ha alcanzado los 130.000 millones de libras (153.000 millones de euros). Y a finales de año podría alcanzar los 200.000 millones de libras (235.000 millones de euros). Este informe señala que la economía británica es ahora un 3% menor de lo que podría haber sido si se hubieran mantenido las correlaciones históricas con Europa en los últimos tres años. En cambio, se ha desviado en un contexto de enfriamiento del crecimiento global .

Aun así, el gobierno conservador de Johnson mantiene el optimismo. El ministro de Hacienda, Sajid Javid, ha prometido una " década de renovación". De este modo tendrá que hacer frente a los presupuestos, que vencen en marzo, a los recortes de impuestos y al aumento de los préstamos para inversión, principales temas de su agenda.

"Es probable que no se recupere nada del terreno perdido desde 2016", ha asegurado Dan Hanson, economista británico de Bloomberg Economics. "Mirando más allá de 2020, pronosticamos que el crecimiento acelerado en este año será único: la economía recibirá un golpe en el brazo, pero el impulso cíclico que proporciona no durará", ha añadido. Este experto considera que, a medida que Gran Bretaña acepte su nueva relación comercial con la UE y "se enfrente al desafío de la productividad que ha obstaculizado el crecimiento desde la crisis financiera", es probable que el coste anual del Brexit "continúe en aumento".

Fin gradual de la austeridad

El fin de la austeridad en Reino Unido será gradual y no de golpe. El Ejecutivo de Boris Johnson ya informó de que pondría en práctica sus planes cautelosos de gasto público y que jugaría con prudencia: gastará solo una libra extra por cada seis prometidas por la oposición laborista. 

Así, los planes del primer ministro centrados en una mayor inversión en educación, sanidad, infraestructuras y recorte de impuestos para los trabajadores serán mas bien cautelosos.
En comparación con el líder laborista Jeremy Corbyn, que prometía un nivel de gasto público al estilo alemán del 45% del PIB, los conservadores se mantendrán por debajo del 40% y ligeramente por debajo del promedio en los últimos 50 años, según ha indicado Bloomberg.

El gasto del ejecutivo inglés deja a Reino Unido por debajo del promedio de las economías avanzadas y más cerca del nivel de España. Y es que el estado previsto por Johnson es mínimo en comparación con países como Francia, Finlandia e Italia.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.