El Gobierno trabaja ya para tener cuanto antes los Presupuestos de 2017

Las_cuentas_de_los_nuevos_gobiernos_regionales_comprometen_el_déficit_previsto_0

Ni la limitación de un Gobierno en funciones ni la incertidumbre política de una repetición de elecciones han impedido al Ministerio de Hacienda poner en marcha la compleja maquinaria para elaborar los Presupuestos Generales de 2017. En concreto, los grupos de trabajo del departamento que dirige Cristóbal Montoro llevan varias semanas trabajando en las cuentas públicas del próximo ejercicio, según confirman fuentes gubernamentales. Y es que el objetivo del Ejecutivo es tener todo preparado para actuar de inmediato una vez arranque la próxima legislatura. Eso sí, todo está supeditado a que el resultado de las urnas del próximo domingo dibuje un escenario que permita revalidar a Mariano Rajoy al frente de La Moncloa. En caso contrario, todo el proceso se paralizaría, según explican las mismas fuentes.

En el Gobierno están convencidos de que la aprobación de los Presupuestos el año pasado en contra de la opinión de toda la oposición ha sido el aval que ha permitido gozar de tranquilidad económica a España en estos meses de inestabilidad política. Por tanto, para mantener la confianza de los mercados consideran imprescindible estar preparados para poner en marcha la tramitación de las cuentas de 2017 lo antes posible. Y es que, como ocurrió hace un año, el tiempo electoral puede convertirse en un problema.

De momento, los nuevos comicios ya han retrasado el calendario ordinario de los Presupuestos. De hecho, el techo de gasto, que marca el arranque del proceso de elaboración de las cuentas públicas, debería haberse aprobado en el primer semestre del ejercicio como recoge la Ley de Estabilidad. Sin embargo, ya no podrá ser así. No es la primera vez que se incumple ese plazo. Sin ir más lejos, el año pasado el Consejo de Ministros lo aprobó el 10 de julio. Fuentes del Ejecutivo aseguran que, si las elecciones permiten un gobierno del PP, la idea es sacar adelante el techo de gasto en cuanto se constituya el nuevo Gabinete. Después debería ser ratificado por el Parlamento. A partir de ahí, con ese marco, se podrían ajustar las partidas.

Por eso en el Ejecutivo confían en que esta vez las negociaciones para la investidura no se alarguen en exceso. La fecha límite para que se constituyan las Cortes es el 19 de julio. En el PP confían, como ya ha señalado el propio Rajoy, que haya Gobierno a finales de julio y con el trabajo ya adelantado en Hacienda se puedan presentar los Presupuestos en septiembre como marca el calendario tradicional.

De momento, el trabajo que ahora realizan los funcionarios de Hacienda tiene que ver con las grandes partidas presupuestarias de carácter fijo que apenas admiten modificaciones. Son los intereses de la deuda, las pensiones o las prestaciones por desempleo. Todas ellas tienen una variación muy escasa cada ejercicio y es relativamente sencillo tenerlas cerradas. De hecho, fuentes de Hacienda recuerdan que los cambios presupuestarios que responden a decisiones políticas siempre se producen al final del proceso o durante la tramitación parlamentaria.

La prórroga, última opción

La presión de la Comisión Europea también aconseja actuar rápido sea cual sea el color político del próximo Gobierno. De hecho, Bruselas ya fue bastante dura en el examen de los Presupuestos de 2016 al pedir una actualización para cumplir el déficit. Por eso el Gobierno aprobó un acuerdo de no disponibilidad de 2.000 millones -las comunidades realizaron otro similar-.

Sin embargo, también cabe la posibilidad de que las negociaciones para formar gobierno encallen otra vez o se alarguen demasiado. En ese caso se prorrogarían los Presupuestos actuales. «La última opción y la peor de las soluciones», explican fuentes gubernamentales.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.