El crecimiento de la economía española se desacelera hasta el 2% en 2019

calviño2

La economía española creció el 0,5% en el cuarto trimestre de 2019 y el 2% en el conjunto del año, lo que supone una desaceleración de cuatro décimas respecto al avance de 2018, de acuerdo con los datos de contabilidad nacional publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este es el menor ritmo de crecimiento registrado por la economía española en los último cinco años. 

El dato avanzado este viernes coincide con el adelantado hace un mes por el Banco de España, pero es una décima inferior al 2,1% previsto por el Gobierno.

La demanda nacional (consumo e inversión) contribuyó al crecimiento anual con 1,5 puntos, mientras que la demanda externa (exportaciones e importaciones) aportó 0,4 puntos, con lo que vuelve a tener una contribución positiva al PIB tras restar en 2018.

Entre los componentes de la demandan nacional, el gasto en consumo final se incrementa un 1,4% respecto al cuarto trimestre de 2018 y el gasto en consumo final de los hogares experimenta un crecimiento interanual del 1,2%, dos décimas menos que en el trimestre pasado. Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas presenta una variación interanual del 2,2%, tasa similar a la del trimestre precedente.

La formación bruta de capital registra un crecimiento del 0,4%, inferior en 2,4 puntos al del trimestre anterior. La inversión en activos fijos materiales presenta una tasa de variación interanual del ─1,5%, lo que supone 3,8 puntos menos que en el trimestre precedente

Solo en el cuarto trimestre el crecimiento fue del 0,5%, una décima superior al registrado en el tercero, debido fundamentalmente a la recuperación de las exportaciones, ya que el consumo de los hogares se estancó y la inversión registró una caída significativa, sobre todo la empresarial.

El empleo repuntó el 0,9 % en el cuarto trimestre, lo que supone una aceleración de ocho décimas respecto al incremento registrado en el tercero, mientras que creció un 2 % interanual, con la creación de 358.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

En el sector servicios, el empleo subió el 2,4 % interanual, y en la industria, el 1,9 %, mientras que en la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca los ocupados cayeron un 4,5 %.

El valor del PIB a precios corrientes para el conjunto del año marcó un nuevo máximo en 1.244.757 millones de euros, lo que supone un 3,5 % respecto al de 2018. El deflactor implícito del PIB, con el que se contrarresta el efecto de la inflación, se situó en el cuarto trimestre en el 1,7 % interanual.

La variación del coste laboral unitario se situó este trimestre en el 2,2 % interanual, cinco décimas superior a la variación experimentada por el deflactor implícito de la economía, en tanto que la remuneración por asalariado creció el 2,1 %.

El número de horas efectivamente trabajadas en el cuarto trimestre subió seis décimas, hasta el 1,4 % interanual, con lo que la variación de la productividad por puesto de trabajo equivalente a tiempo completo cayó el 0,1 % interanual, mientras que la productividad por hora efectivamente trabajada se incrementó el 0,4 %, seis décimas menos que el trimestre anterior.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.