El coronavirus pone contra las cuerdas a la economia china

El brote de coronavirus en el gigante asiático golpea al consumo privado, principal motor de crecimiento del país. Además, otra de las víctimas de esta enfermedad ha sido Bitcoin, que se ha desplomado este jueves hasta un 4%.

2020012500010282352
2020012500010282352

El brote de coronavirus en China hace saltar las alarmas en la comunidad económica internacional. La expansión de esta enfermedad puede aumentar -todavía más-, la desaceleración del gigante asiático. Y, en concreto, será así si golpea al consumo privado, principal motor de crecimiento del país. 

Así lo ha advertido S&P, que ha destacado que del 6,1% que creció el PIB el año anterior, alrededor de 3,5 puntos porcentuales correspondieron al consumo interno, según ha recogido Expansión. La agencia de ráting calcula que si el gasto en consumo bajara un 10% del PIB "se reduciría en aproximadamente 1,2 puntos porcentuales", un gran golpe para una economía que ya se desaceleraba antes de la aparición de este virus. 

Además del consumo en los hogares, sectores como la inversión, el turismo -el Gobierno chino ha prohibido a las agencias de viajes vender itininerarios- o la producción industrial también se han visto dañados. En el sector aéreo, el principal impacto será para China Southern Airlines, ya que el 38% de sus asientos ofertados se verá afectado por este virus.

Bitcoin, otra víctima del brote

Y otra víctima del brote de coronavirus ha sido el mercado de las divisas digitales. Bitcoin se desplomó este jueves hasta un 4%, hasta los 8.281 dólares y desde el viernes pasado su precio ha caído más del 6%. Además, el índice criptográfico Galaxy de Bloomberg, que rastrea algunas de las principales monedas digitales, se ha desplomado alrededor de 5,7%.

"Bitcoin y todo el espacio criptográfico están bajo presión, ya que se espera que la incertidumbre sobre el escrutinio regulatorio se intensifique y el escepticismo de los inversores crezca para las perspectivas a corto plazo de los activos de riesgo", ha asegurado Ed Moya, analista de mercado de OANDA, en declaraciones a Bloomberg. Según los datos de Chainalysis, veinte de los 50 principales intercambios de cifrado se realizan en la región de Asia y el Pacífico -la mayoría en China-, y representaron aproximadamente el 40% de las transacciones de Bitcoin en el primer semestre del año pasado.

El virus se propaga en cuatro continentes 

Este fin de semana han aparecido nuevos casos en Estados Unidos, Europa, Australia y Malasia. Así el virus atraviesa ya cuatro continentes. En China, la Comisión Nacional de Salud ha asegurado este sábado que hay 1.287 casos confirmados, incluidos 444 nuevos, y que 41 personas han muerto. Por el momento, hay 237 en grave situación.

Según la Agencia de Noticias Xinhua, el Ejército de Liberación Popular envió a 450 médicos a Wuhan, ciudad en la que se ha iniciado el brote, para ayudar en los hospitales locales. Los centros de salud luchan para tratar a cientos de personas enfermas, muchos de ellos rechazados de hospitales atestados de pacientes que se encuentran en pasillos abarrotados, ha informado South China Morning Post.

El aumento dramático de muertes en China muestra que el virus aún no está bajo control a pesar de las medidas agresivas de las autoridades para limitar el movimiento de millones de personas que viven en ciudades cercanas a Wuhan, ha informado Bloomberg.

Este brote se detectó por primera vez el mes pasado y ha generado temores de que la enfermedad pueda rivalizar con el SARS, la pandemia que se cobró casi 800 vidas hace 17 años.

Señales para el optimismo

También hay señales que apuntan hacia el optimismo. Dos de las cinco víctimas en Tailandia han mejorado y  un caso de Japón ha llegado a curarse. Aun así,  los ciudadanos chinos son cada vez más críticos a medida que las restricciones de viaje crecen para abarcar a más de 50 millones de personas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.