EEUU rechaza "errónea" interpretación de documentos filtrados sobre TTIP

El Gobierno de Estados Unidos afirmó hoy que el objetivo del futuro tratado de libre comercio e inversiones (TTIP) entre Bruselas y Washington es "preservar, no socavar, nuestros robustos estándares de protección medioambientales y del consumidor", al tiempo que rechazó la "errónea" interpretación de documentos filtrados por Greenpeace sobre una presión estadounidense.

"Las interpretaciones dadas a estos textos parecen ser confusas en el mejor de los casos y directamente erróneas en el peor", indicó un portavoz de la Oficina del Representante de Comercio Exterior de EEUU (USTR) en un comunicado.

La misma fuente subrayó que el TTIP busca "preservar, no socavar, nuestros robustos estándares de protección medioambientales y de protección del consumidor" y "situar a Estados Unidos y la Unión Europea (UE) en una posición conjunta para elevarlos aún más en todo el mundo".

La oficina de la USTR, cuyo titular, Michael Froman, dirige las negociaciones sobre el TTIP por parte de EEUU, se refirió así la filtración por parte de Greenpeace Holanda de documentos de la negociación que muestran por primera vez las posiciones de Washington en diferentes áreas y sus intentos para que la UE se adapte a sus demandas.

Los documentos fueron filtrados por la organización ecologista, que se opone al acuerdo comercial, y que ha pedido detener las conversaciones hasta que no haya un "debate público" sobre la base de "hechos y no especulaciones".

También salió al paso la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, quien garantizó desde Bruselas que la UE "no rebajará" la regulación europea sobre protección de consumidores o medioambiente, y solo podrán cambiarla "haciéndola más fuerte".

El pasado viernes delegaciones de ambas partes cerraron en Nueva York con avances una nueva ronda de negociaciones sobre ese futuro acuerdo de libre comercio e inversiones y siguen viendo posible completar el proceso este año.

El calendario político, sin embargo, con las elecciones presidenciales estadounidenses en noviembre, complica el proceso y hace casi obligatorio que si Washington y Bruselas quieren un acuerdo, este se cierre para fin de año, antes de que termine el segundo y último mandato del presidente estadounidense, Barack Obama.

En los últimos meses, los principales aspirantes a la Casa Blanca, tanto demócratas como republicanos, han expresado en mayor o menor medida sus recelos ante este tipo de acuerdos comerciales.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.