Calviño y Ribera, vicepresidentas económicas en el nuevo Gobierno

El nuevo Gobierno que diseña Pedro Sánchez tendrá una dupla económica con rango de vicepresidencia, cargos que ocuparán Nadia Calviño y Teresa Ribera. Junto a ellas, Pablo Iglesias y Carmen Calvo completarán el cuartero de vicepresidentes. La actual ministra de Economía coordinará todos los asuntos económicos y la transformación digital, mientras que Teresa Ribera será la responsable de Transición Ecológica, cartera que ahora mismo ocupa, con competencias en Energía, y tendrá como prioridad desarrollar las políticas con las que se hará frente a los desafíos de la España vaciada.

gobierno vicepresidentes 630

El nuevo Gobierno que diseña Pedro Sánchez tendrá una dupla económica con rango de vicepresidencia, cargos que ocuparán Nadia Calviño y Teresa Ribera. La actual ministra de Economía coordinará todos los asuntos económicos y la transformación digital, mientras que Teresa Ribera será la responsable de Transición Ecológica, cartera que ahora mismo ocupa, con competencias en Energía, y tendrá como prioridad desarrollar las políticas con las que se hará frente a los desafíos de la España vaciada.

En el nuevo gabinete, Carmen Calvo será la vicepresidenta primera, con competencias en Memoria Democrática; Pablo Iglesias será vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030; y habrá una cuarta vicepresidencia de la que, oficialmente, solo se sabe que dirigirá una mujer. 

Además, la diputada de Unidas Podemos Yolanda Díaz será la ministra de Trabajo en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, han confirmado este jueves fuentes de Moncloa. Yolanda Díaz tendrá que promover el diálogo con los sindicatos y con una patronal que desconfía de la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno. Como ministra no tendrá competencias sobre la Seguridad Social, con lo que no dependerá de ella el diseño de una eventual reforma del sistema público de pensiones.

Calviño, la burócrata europea llamada a dar credibilidad a la política económica

El nombramiento supone todo un impulso para Nadia Calviño, cuyos años al servicio de la Comisión Europea le han valido para promocionar a vicepresidenta, en un momento en el que el crecimiento se frena y el Gobierno necesita trasmitir credibilidad y confianza a los agentes económicos. Ahora, la actual ministra de Economía y Empresa será la vicepresidenta encargada de coordinar los asuntos económicos y transformación digital en el nuevo Ejecutivo de coalición que presidirá Pedro Sánchez.

Llegó con un perfil técnico e independiente al Gobierno que Pedro Sánchez tuvo que montar con premura tras prosperar la moción de censura contra Mariano Rajoy en junio de 2018, aunque desde la campaña electoral del pasado abril su discurso se tornó más político, con una defensa cerrada de la figura del presidente.

Calviño será la encargada de dar verosimilitud a la política económica de un Gobierno de coalición que despierta más recelos en el ámbito interno que en el exterior. También tendrá que trasmitir a las autoridades europeas que el compromiso de España con la disciplina fiscal sigue intacto, un entorno en el que sabe manejarse, después de doce años de trabajo en la Comisión Europea donde los últimos cuatro (2014-2018) desempeñó el cargo de directora general de Presupuestos.

Desde la vicepresidencia es posible que mantenga una relación más estrecha con los empresarios, que no han ocultado su preocupación por la entrada de Unidas Podemos en un Ejecutivo que temen que se aleje de la ortodoxia económica.

En la anterior Legislatura, Calviño fue la ganadora de la batalla interna que se dirimió en el Gobierno socialista en torno a la que había sido una de las principales promesas del PSOE: la derogación de la reforma laboral que el PP hizo en 2012.

Si hace unos meses veía "poco productivo" deshacer la reforma laboral, ahora tendrá que manejar un compromiso que se ha vuelto a incluir en el acuerdo de Gobierno PSOE-Podemos y cuyo formato legal tendrá que pasar su filtro como previsible presidenta de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, trámite previo a la aprobación en Consejo de Ministros.

Nacida en A Coruña en 1968, es licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid y en Derecho por la UNED, y pertenece desde 1994 al Cuerpo de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, desde donde dio el salto al Ministerio de Economía, razón por la que al tomar posesión como ministra más de dos décadas después aseguró sentirse "en casa".

Antes de dirigir el Presupuesto europeo, Calviño había sido directora general adjunta en materia de servicios financieros en la Dirección General de Mercado Interior y Servicios de la CE (2010-2014) y ocupado este mismo cargo en Fusiones y Defensa de la Competencia, en la Dirección General de Competencia del Ejecutivo comunitario (2006-2010).

Previamente había trabajado en España como funcionaria del Estado en diferentes ministerios, y antes de entrar en el sector público fue consultora para firmas de abogados y profesora asociada en la Universidad Complutense de Madrid.

Yolanda Día, una leal a Pablo Iglesias para promover el diálogo social

Por otro lado, Yolanda Díaz, una de las voces más combativas por los derechos laborales y en defensa de las pensiones, será la nueva ministra de Trabajo, cargo desde donde tendrá que promover el diálogo con los sindicatos y con una patronal que desconfía de la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno.

Su designación, adelantada por fuentes del partido hace unos días y confirmada este jueves por Moncloa, cubre la cuota de la confluencia gallega En Marea con una persona de probada lealtad a Pablo Iglesias.

Nacida en Fene (A Coruña) en 1971 y defensora a ultranza de su tierra y de la denominada "agenda gallega", Díaz es abogada y activista feminista. Ha vivido la militancia de izquierda casi desde que tiene uso de razón, ya que es hija de sindicalista y sobrina de político. Su padre y su tío son hermanos gemelos, uno de CCOO y otro del BNG.

Militó en el Partido Comunista y accedió a la coordinadora nacional de Esquerda Unida en Galicia en 2005 para crear posteriormente Alternativa Galega de Esquerda, el germen de En Marea. Antes de recalar en Madrid fue teniente de alcalde en Ferrol, en una breve etapa de cogobierno con el PSOE.

Entró en el Congreso como diputada de En Marea una vez que se conformó la unión de IU y Podemos con las confluencias gallega y catalana, y desde entonces ha ejercido como una de las diputadas más reivindicativas en comisiones como la del Pacto de Toledo.

De hecho, durante los debates para renovar las recomendaciones sobre las pensiones se plantó ante un documento que, aunque revalorizaba las pensiones con el IPC, consideró insuficiente porque no establecía un indicador "claro" que subiera la pensión mínima cada año.

Su oposición férrea a unas recomendaciones contrarias a Podemos -que defiende la jubilación a los 65 años- le llevó a presentar una batería de votos particulares que frustró un acuerdo casi cerrado en el marco del adelanto electoral del 28 de abril.

No obstante, como ministra no tendrá competencias sobre la Seguridad Social, con lo que no dependerá de ella el diseño de una eventual reforma del sistema público de pensiones.

Sus discursos en la tribuna ante los gobiernos de Mariano Rajoy o Pedro Sánchez la consolidaron como una gran oradora, casi siempre sin papeles o con una pequeña anotación que servía de base bien para defender a capa y espada el aumento del salario mínimo, o bien para criticar unos Presupuestos Generales del Estado que consideraba malos para Galicia, por lo que llegó a votar en contra.

Sin pelos en la lengua, Yolanda Díaz ha apostado por derogar las reformas laborales para que los convenios sectoriales prevalezcan sobre los de empresa y para restablecer la ultraactividad y hacer que un convenio no decaiga cuando llegue a su fin.

"Es el momento de ponernos los manguitos y esforzarnos", ha reivindicado, al tiempo que también ha salido a las calles para manifestarse por los derechos de las mujeres y la igualdad laboral.

Casada y con una hija a la que intenta ver casi a diario -ya que la prisa por coger un avión y llegar a casa siempre está presente en ella- es mujer de protesta y ha ocupado la primera línea de manifestaciones junto con trabajadores de Alcoa o Navantia.

Esconde una cara técnica cuando debate sobre sectores como el de la industria electrointensiva, además de que participó activamente en la comisión de investigación del accidente ferroviario del Alvia en Santiago de Compostela.

Antes de entrar de lleno en la política nacional, Díaz creó un despacho de abogados especializado en temas laborales y tiene experiencia en asuntos de derecho urbanístico y ordenación territorial.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.