Banca mediana: fusiones, pero que no terminan de llegar

Bancos españoles

Si se repasa la hemeroteca, la Espada de Damocles de las fusiones planea sobre la banca española desde hace años, con especial incidencia en las etapas de resultados, ante la posibilidad de poder preguntar a los protagonistas sobre el posible encaje. La fusión frustrada de Liberbank y Unicaja -la primera integración amistosa tras la crisis-, la debilidad que TSB ha provocado en el Banco Sabadell, y el hambre de compras todavía insatisfecha de Abanca, mantienen las especulaciones en todo su auge, pero, sin otros incentivos, las integraciones en España podrían no ser tan inminentes como gustaría al mercado.

Los expertos de S&P Global Ratings sacan de las quinielas como compradores a los grandes bancos españoles -Banco Santander, BBVA o Caixabank- por las escasas sinergias que obtendrían, y solo dejan la puerta abierta a que las integraciones se produzcan entre medianos -Bankia, Banco Sabadell, Bankinter, Unicaja, Liberbank, Ibercaja, Abanca-. Unas fusiones que, si son amables y sin que nadie tire de chequera, son más difíciles con pocas vías para generar valor a corto plazo más allá del recorte de costes y ahora que han ganado algo de tiempo de cara a los supervisores por la limpieza de su balance.


Luigi Motti, responsable de análisis de instituciones financieras EMEA de S&P Global Ratings España, descarta que Europa esté preparada para ver fusiones transfronterizas al no haberse completado la Unión Bancaria, lo que incrementa "el riesgo de ejecución". Entre entidades medianas españolas sí ve posibilidades por su capacidad de "generar economías de escala". "La creación de valor por el lado de los costes es más fácil entre ellas porque pueden reducir red o servicios centrales...", señala Motti.

Desde el sector han reconocido que estos ahorros son un aliciente hacia las fusiones, pero que los bajos niveles de rentabilidad y la penalización en bolsa, invitan a esperar a ver con más claridad el momento en que los tipos de interés en la zona euro pueden comenzar a subir para vender mejor el proyecto al mercado, poner en valor antes la operación, y para que la cuenta de resultados sea capaz de asumir mejor los costes de reestructuración.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.