Alemania usará el efectivo de forma mayoritaria hasta 2025

El FMI cree que el 'cash' irá perdiendo espacio frente a los abonos electrónicos en el mundo, pero a menor velocidad

50_euros

Los pagos en efectivo serán mayoritarios en Alemania hasta el 2025 pese a la progresiva penetración de otras alternativas como las tarjetas bancarias, los abonos a través del 'smartphone', transferencias, cheques o los pagos instantáneos y entre personas.

Son proyecciones efectuadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el estudio 'Cash Use Across Countries and the Demand for Central Bank Digital Currency', elaborado para contribuir al debate sobre los proyectos de monedas digitales que analizan distintos bancos centrales como alternativa para preservar el uso del metálico, mejor transmisor de la política monetaria que los pagos electrónicos privados.

Para el estudio el FMI estima el uso del efectivo en once países tomando para su cálculo indicadores como la moneda en circulación en relación al PIB, el consumo familiar restando los pagos efectuados por medios electrónicos -tarjetas, cheques, móviles, transferencias, etc- y la extracción de efectivo en cajeros automáticos, a falta de estadísticas oficiales sobre los pagos en metálico.

Los países escogidos son Alemania, donde aún se utilizaba el metálico para el 70% de las operaciones a finales del 2016; India, con el 45%; Holanda (31%), Singapur (30%), Estados Unidos (29%), Reino Unido (24%), Dinamarca (un 22%), Japón (23%), Australia (un 21%), China (18%) y Noruega (10%).

Su primera conclusión es que el uso de efectivo físico ha disminuido en un promedio del 1,3 al 2,2% cada año entre los ejercicios 2006-2016 y lo seguirá haciendo, sobre todo, porque las generaciones más jóvenes prefieren tirar de tarjeta o teléfonos móviles para agilizar sus operaciones frente a ciudadanos de mayor edad que "no se sienten cómodos con el pago electrónico".

Sin embargo, estima que esa sustitución ralentizará su avance a ritmos del 1,4% anual porque algunos sistemas electrónicos mostrarán cierta saturación con el tiempo y su penetración se irá pausando como ocurrió con la adopción de otras tecnologías como el televisor por cable. No obstante, el FMI se muestra cauto con sus cálculos al no existir estadísticas reales y subraya que diferirá por países por cuestiones como su grado de innovación o hábitos de consumo.

En Alemania augura que el peso del pago en metálico se diluirá desde el 69 que representaba a finales del 2016 al 49% en 2026, cuando dejará de ser mayoritario, pero seguirá siendo una cuota muy significativa después de haber caído en la década previa desde el 82%.

En la India, único país que se mantuvo invariable en el 45% en el periodo 2006 a 2016, prevé además que suba al 46% en los diez años siguientes, y en China, el mercado donde los abonos electrónicos han avanzado a su vez a mayor velocidad de la mano de la venta de grandes comercios por internet, pronostica que su caída anual pasará de ritmos del 10% al 1,5%. Aún así, prevé que el uso del metálico por parte de ciudadanos chinos caiga al 3% de todos los abonos desde un 18% en 2016 y cuando en el año 2006 representaba el 18%.

El FMI precisa que la ralentización en la sustitución del efectivo también tiene que ver con que su porcentaje de uso se va estrechando. Es el caso de Noruega, donde espera que la cuota de mercado del 'cash' llegue al 4% en el año 2026 frente al 10% que suponía diez años atrás y el 22% de hace 20 años, haciendo que su ritmo de descenso caiga del 8 al 0,6% anual.

A finales de 2026, los mayores porcentajes de uso del metálico entre los países incluidos en el estudio los conservarán, junto a Alemania y la India, Estados Unidos, donde prevé que su peso disminuya un 0,9% anual, desde el 29 al 20% -en la década previa se redujo a ritmos del 5% y venía del 39%-. En Reino Unido espera que descienda del 24 al 14%; en Holanda del 29 al 14% y en Australia del 21 al 10%.

El menor peso del efectivo en el conjunto de las transacciones lo espera, junto a China y Noruega, en Japón, donde caería del 22 al 5%, Singapur -pasaría del 26 al 9%- y Dinamarca -descendería del 24 al 9%-.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.