Vicepresidenta aboga por el diálogo como respuesta a la crisis de Nicaragua

La vicepresidenta del Gobierno, Rosario Murillo, abogó hoy por el diálogo y la paz como soluciones a la crisis sociopolítica de Nicaragua que ha dejado al menos 127 muertos.

"Todos queremos lo mejor para el país, la paz, la tranquilidad, y las condiciones indispensables para que dialoguemos, nos escuchemos y sepamos encontrar las repuestas a la situación y al clamor de todos", indicó.

En su alocución diaria, la Primera Dama recordó que los nicaragüenses quieren una Nicaragua "donde todos queremos reencontrarnos alrededor de los problemas o las propuestas que tengamos para ir mejorando nuestro país".

"Reencontrarnos para ser capaces de hablar, de escuchar y encontrar las respuestas todos juntos, para trascender los desafíos, los retos y las circunstancias difíciles, que hoy vivimos", añadió.

La dignataria señaló la oración del Padre Nuestro como ejemplo de reconciliación y reencuentro para Nicaragua.

"Perdona nuestras ofensas, le decimos al Padre, como nosotros todos somos capaces, gracias a su mano por su gracia, a perdonar a los que nos ofenden, y ese es el mandato que tenemos en nuestra Nicaragua, el perdón y la reconciliación y trabajar por la paz todos los días, dejar atrás las discordias", comentó.

Para Murillo, "tenemos pensamientos distintos, en la diversidad está la creatividad y puede estar también la prosperidad, el bien de Nicaragua, en la diversidad y en la comprensión de que somos distintos, pensamos distintos, y debemos tomar en cuenta esa diversidad".

Finalmente, la vicepresidenta afirmó que aunque "es mucho más fácil seguir destruyéndonos, lo difícil, admirable, lo respetable y realmente heroico es hacer la paz, la reconciliación y seguir construyendo el país y el porvenir que todos queremos, escuchando e incorporando todas las perspectivas".

Nicaragua cumple hoy 49 días de una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 127 muertos y más de un millar de heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Las protestas contra Ortega y Murillo comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se han convertido en una reclamación que pide su renuncia entre acusaciones por parte de los manifestantes de abuso de poder y corrupción.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.