Unicef y Suecia buscan acabar con la violencia contra los niños en Guatemala

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Gobierno de Suecia buscan romper el círculo vicioso de la violencia contra la infancia en Guatemala priorizando a la familia y a la comunidad para prevenir y detectar situaciones de riesgo en niños y adolescentes.

Este proyecto, denominado "Construcción de entornos protectores para las niñas y niños en Guatemala" y que cuenta con una inversión de unos 70 millones de quetzales (9,1 millones de dólares), da continuidad a una cooperación de largo plazo entre Suecia y Unicef.

"La violencia es una lección que ningún niño o niña tiene por qué aprender. En la Agenda Global 2030, todos los países nos hemos comprometido a eliminar todas las formas de violencia contra los niños. Este programa es un reflejo de un compromiso compartido entre Suecia y Guatemala", dijo hoy el jefe de cooperación de la embajada sueca, Martin Hessel.

Es por ello que para hacer frente al ciclo contra los más pequeños, y teniendo en cuenta la necesidad de que la sociedad eleve su capacidad para prevenirla y cuidar a las víctimas, el programa busca trabajar con las familias en 200 comunidades basándose en la prevención y detección temprana de casos.

"La protección empieza en la familia y en la comunidad. Son los primeros entornos protectores con los que cuentan los niños y debemos fortalecerlos", sostuvo, por su parte, el representante de Unicef en Guatemala, Carlos Carrera.

El sistema de protección de la infancia, añadió, debe contar con la participación activa del Estado y de toda la sociedad.

De acuerdo con Unicef, en Guatemala dos niños fallecen al día a causa de la violencia, otros 40 se quedan huérfanos, 35 sufren maltrato, 17 desaparecen, 15 son detenidos y 23 son víctimas de abusos sexuales, lo que se traduce en que 6 niñas dan a luz a diario bebés tras una violación.

Además, cada día se reciben 132 denuncias contra la infancia, seis de cada 10 estudiantes tienen miedo a ir a la escuela, 5.000 están institucionalizados a pesar de que el 94 por ciento tiene algún recurso familiar y 300 emigran a México y Estados Unidos para huir, además de la violencia, de la falta de oportunidades o en busca de la reunificación familiar.

Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) correspondientes a 2006, la violencia le costó al Estado de Guatemala unos 18.000 millones de quetzales al año (2.340 millones de dólares), más del doble que los recursos asignados a los ministerios de Salud, Educación y Agricultura.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.