Turquía dice que EEUU debe decidir si apoya a los golpistas o al pueblo turco

El Gobierno turco exigió hoy de nuevo a las autoridades de Estados Unidos que extraditen al clérigo islamista Fethullah Gülen, al que acusa del fallido golpe de Estado, argumentando que Washington debe decidir si ponerse del lado de los golpistas o del pueblo turco.

"Sé que las autoridades estadounidenses son listas y se darán cuenta de que esto (la situación de Gülen) es perjudicial para los intereses de Estados Unidos", afirmó el viceprimer ministro, Numan Kurtulmus, en declaraciones recogidas por el diario Hürriyet.

Kurtulmus se refería a la exigencia formulada por Ankara de que Washington detenga y extradite a Gülen, residente en EEUU desde 1999.

El dirigente turco destacó la manifestación de apoyo a la democracia, celebrada ayer en Estambul, a la que acudieron cinco millones de personas según las autoridades turcas y 1,5 millones según la prensa independiente, como una muestra de unidad popular que ha aumentado la presión sobre Estados Unidos.

"Después de esta manifestación, estamos observando importantes dudas entre los líderes de EEUU sobre amparar y proteger allí a Gülen", manifestó a los medios en rueda de prensa.

"Tendrán que elegir entre ir de la mano de un terrorista o de 79 millones de turcos", resumió el viceprimer ministro.

Las autoridades turcas aseguran que han solicitado oficialmente a Estados Unidos el arresto y la extradición del predicador y que han enviado pruebas y documentación que muestran su participación en el golpe.

Ankara ha criticado a Washington por exigir pruebas contundentes y ha resaltado que no entregar ya a Gülen supone protegerlo.

Kurtulmus también aseguró que hay 216 militares, entre ellos nueve generales, acusados de haber participado en la intentona golpista del 15 de julio que están en búsqueda y captura.

También anunció que el Gobierno ha levantado hoy la prohibición de que los funcionarios disfruten de sus vacaciones de verano, medida que fue decretada días después del golpe y que ha obligado a millones de empleados públicos a acudir a sus oficinas, incluso en la universidad, sin que hubiera clases u otras tareas.

Ahora todos los empleados estatales, también en el ámbito académico, podrán utilizar sus días libres normalmente, salvo los que estén siendo procesados o hayan sido suspendidos del cargo, precisó.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.