Tribunal electoral espera menos participación en segunda ronda en Costa Rica

El presidente del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Luis Antonio Sobrado, aseguró hoy que la organización de la segunda ronda del próximo 1 de abril está lista, pero reconoció que espera menos participación de votantes.

"Las segundas rondas tradicionalmente convocan a menos personas. Por eso pedimos a los votantes sacar un ratito de su tiempo para acudir a la mesa de votación, por el interés superior del país", declaró Sobrado en una entrevista con el Semanario Universidad.

Reconoció que el hecho que la elección se lleve a cabo el domingo de Resurrección de la Semana Santa, es un factor que incidirá en la participación, pues se trata de una época de vacaciones.

La Constitución Política establece que la segunda ronda electoral se debe realizar el primer domingo de abril, por lo que no hay posibilidad de variar la fecha, salvo algún motivo de fuerza mayor.

"Por la fecha no me parece realista pensar que vamos a tener la misma participación que en la primera ronda", afirmó Sobrado.

Durante la primera ronda del 4 de febrero pasado el abstencionismo fue de un 34 por ciento.

Sobrado garantizó que el Tribunal está listo para la segunda vuelta, en la que participarán Fabricio Alvarado, del evangélico Partido Restauración Nacional, y Carlos Alvarado, del oficialista Partido Acción Ciudadana (centroizquierda).

"La organización de una segunda ronda es relativamente sencilla porque son los mismos electores, los mismos miembros de mesa, centros de votación y fiscales. Nadie se quedara sin votar por causas atribuibles a la organización", aseveró el magistrado.

Sobrado comentó que el personal del TSE estará disponible para garantizar que todas las mesas de votación abran.

Sobre la mezcla religión y política que se ha apreciado en esta campaña, el presidente del TSE aseguró que el tribunal ha hecho todo lo que está a su alcance en el marco legal mediante la emisión de dos resoluciones en las que ordena a las iglesias católicas y evangélicas abstenerse de influir en los votantes.

"Hay una preocupación como organización por esa mezcla que se ha intensificado de religión y política. La aspiración constitucional es que la decisión del votante sea libre de influencias externas, que el motivo religioso y la creencia no sean utilizadas para propaganda", expresó Sobrado.

La Constitución Política da libertad de expresión a las iglesias para pronunciarse sobre temas nacionales, pero prohíbe el uso de motivos religiosos para inducir el voto, explicó Sobrado.

"La mayoría de los líderes religiosos son respetuosos, pero aspiramos a que sean todos", comentó.

Durante el proceso electoral han habido denuncias ante el TSE acerca de iglesias que piden votar por Fabricio Alvarado, candidato que ha basado su campaña en la defensa de la familia tradicional y los "valores", así como la oposición al matrimonio homosexual y al aborto, entre otros temas como la lucha contra la corrupción.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.