Tres entre cincuenta: Los aspirantes afroamericanos a una Gobernación en EEUU

Ninguno de los 50 estados de EE.UU. cuenta con un gobernador afroamericano, sin embargo, eso podría cambiar en noviembre con varios aspirantes demócratas, que en Florida, Georgia y Maryland buscan abrir un hueco para las minorías, también la latina.

Aunque a lo largo de la historia el país ha contado con dos gobernadores negros -ambos entrado ya el siglo XXI-, ningún político de esa raza ocupa ahora el más alto cargo ejecutivo estatal en ninguno de los territorios estadounidenses, y acabar con esa falta de representación está en manos de tres aspirantes en este ciclo electoral.

Ben Jealous se alzó ya con la victoria en las primarias demócratas de Maryland para la Gobernación, derrotando a otros siete candidatos, y podría emular su triunfo en los comicios legislativos de noviembre, donde además de renovarse los 435 asientos de la Cámara Baja, se elige un tercio del Senado y un puñado de gobernadores.

Al igual que Jealous, quien desde muy joven se dedicó al activismo para la defensa de los derechos de los afroamericanos, Stacey Abrams ganó también sus primarias para la Gobernación demócrata en el estado de Georgia, lo que la puede convertir en la primera mujer afroamericana en ser gobernadora en la historia de EE.UU.

Maryland y Georgia comparten además una fuerte presencia de población latina, que se ha convertido en el núcleo duro del apoyo que se han granjeado Jealous y Abrams.

Esa tendencia está aún más presente en Florida, donde Andrew Gillum, el alcalde de la capital, Tallahassee, podría conformar la terna de candidatos afroamericanos a una gobernación.

Gillum, quien este martes se enfrenta en una de las primarias más disputadas a otros cuatro aspirantes demócratas para optar a la Gobernación en noviembre, ha defendido durante su campaña los intereses de la clase trabajadora y los derechos de los inmigrantes, criticando duramente al Gobierno del presidente Donald Trump.

Pese a la gran población hispana que reside en Florida, ninguno de los candidatos al cargo, ni republicanos ni demócratas, tiene origen latino, pero Gillum ha hecho de la defensa de los inmigrantes parte de su bandera política.

"Los inmigrantes fortalecen nuestra sociedad y han desempeñado un papel vital en Florida, convirtiéndose en uno de los principales estados económicos de la Unión. Soy el único candidato para Gobernador que se opuso tanto a las políticas de Trump como a las de (el actual gobernador de Florida, el republicano) Rick Scott contra los inmigrantes", aseguró Gillum en declaraciones a Efe.

"Donald Trump ha convertido el (Servicio de Inmigración y Aduanas) ICE en una agencia policial de separación de niños, no en una agencia de control fronterizo que trata a las personas humana y compasivamente", agregó el aspirante respecto a las duras políticas que ha implementado el presidente estadounidense contra los inmigrantes que llegan a la frontera sur.

Es por eso que algunos grupos latinos de Florida se están uniendo alrededor de Gillum para impulsar su candidatura, con la esperanza de que gane las primarias demócratas a gobernador del Estado y que, a través de un representante afroamericano, la comunidad latina también pueda sentir reconocidos sus intereses.

"Los floridanos tienen la oportunidad de hacer historia en estas elecciones al elegir al alcalde Andrew Gillum como el primer gobernador negro de la Florida", aseguró a Efe Tomas Kennedy, director político de la Coalición Inmigrante de Florida (FLIC, por sus siglas en inglés).

Kennedy recordó que la tarea del alcalde de Tallahassee al frente de la capital demuestra que "está al lado de los inmigrantes", como el hecho de que declarara la localidad "ciudad santuario", como se conoce a aquellos municipios que se niegan a colaborar con las autoridades federales para deportar a inmigrantes indocumentados.

"Creemos que, con Andrew como gobernador, los inmigrantes en Florida tendrán un fuerte campeón luchando en su nombre", recalcó el director de FLIC.

Y es que si Gillum logra finalmente completar el trío de aspirantes negros a una gobernación estadounidense, será en gran parte, como en el caso de Abrams y Jealous, gracias a otra minoría: la comunidad latina.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.