Timochenko: "Es "urgente que los ojos del mundo se fijen en Colombia"

El líder de las FARC Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", ha asegurado hoy en Gernika (Bizkaia) , a través de un escrito leído por su abogado, que es "urgente que los ojos del mundo se fijen en Colombia" para garantizar el cumplimiento del acuerdo de paz e impedir que la ultraderecha cumpla su promesa de revocarlo si gana las elecciones.

Así lo ha manifestado hoy su abogado tras asistir en esta villa vizcaína al acto de entrega de los XIII Premios por la Paz y la Reconciliación, que este año han sido concedidos al líder de las FARC; al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y al fotoperiodista Gervasio Sánchez.

Los premios han sido entregados en el teatro Lizeo Antzokia durante la celebración del 80 aniversario del bombardeo perpetrado por la Legión Cóndor sobre esta villa vizcaína.

Enrique Santiago, abogado de las FARC, ha asegurado que la ausencia hoy de "Timochenko" en la entrega de estos premios no se debe a problemas de agenda, como se había anunciado, sino a que las autoridades de su país no le han dado el pasaporte para viajar a España.

En nombre del líder de las FARC, este letrado ha recordado a los 80 dirigentes sociales, comunitarios y políticos asesinados en Colombia desde la firma del acuerdo de paz el 24 de agosto de 2016, entre ellos la niña de 14 años Marcela Osorio, a quien le fue arrebatada la vida antes de ayer.

"La paz y la reconciliación son incompatibles con estos asesinatos, que no pueden quedar en la impunidad", ha reivindicado el abogado en nombre de "Timochenko", antes de recalcar que el "acompañamiento de la comunidad internacional es imprescindible para consolidar la paz en Colombia".

En nombre del presidente de Colombia, quien no ha podido acudir a Gernika por problemas de agenda, ha recogido el premio el Alto Comisionado para la Paz y la Reconciliación, Sergio Jaramillo.

Jaramillo ha agradecido "de corazón" este galardón, que supone una "voz de aliento del proceso de paz" y ha elogiado también al conjunto de la comunidad internacional y, en concreto al presidente español, Mariano Rajoy, por el apoyo que han prestado al proceso de paz.

El Alto Comisionado para la Paz y la Reconciliación de Colombia ha apuntado que, entre las condiciones del acuerdo de paz, se quiso sacar la violencia de la política, después de que en los últimos treinta años 540 concejales resultaran asesinados en Colombia y otros 320 ediles fueran secuestrados.

Jaramillo ha apuntado que, aunque las víctimas no son una "población homogénea", en su mayoría han apoyado este acuerdo, porque "no quieren que nadie más sufra como ellas sufrieron".

"La paz habría sido una construcción vacía sin el liderazgo moral y espiritual que han ejercido las miles de víctimas de Colombia en todos estos años", ha manifestado.

Al acto celebrado en el teatro Lizeo de Gernika han acudido, entre otros, alcaldes y representantes de ciudades que han sufrido bombardeos, como las alemanas de Pforzheim, Dresde y Rostock, la siria de Kobane, la catalana de Granollers, la japonesa de Nagasaki o la polaca de Austwith, así como parlamentarios vascos y concejales de Gernika.

El tercer galardonado, Gervasio Sánchez ha dicho en su intervención que es "un honor" recibir el premio en una villa vizcaína que visita por primera vez, pero que ha formado parte de su "memoria y conciencia" desde que hace tres décadas empezó a "entender lo que era la guerra".

El reportero gráfico ha removido las conciencias del público con un discurso en el que ha asegurado que "el problema es que las guerras las hacen personas como nosotros, los que esconden los crímenes y eternizan el conflicto, son como nosotros", ha lamentado.

Sánchez ha recalcado que las guerras no finalizan en las fechas oficiales, sino que continúan décadas después, porque la paz supone "limpiar de minas los caminos, encontrar a todos los desaparecidos y entregarlos a sus familiares, pedir responsabilidades políticas y jurídicas a quienes han participado en los crímenes de guerra".

El fotoperiodista, que ha reivindicado la salvaguarda de la "memoria, verdad y justicia", ha dedicado su premio a una joven colombiana, Mónica Paola Ardila, que hace catorce años, cuando tenía siete, pisó una mina abandona, quedó ciega, sufrió la mutilación de una mano y hoy ha vivido varios intentos de suicido.

EFE

1010592

esm/if

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.