SIP rechaza proyecto de ley en Panamá que interfiere en contenidos de medios

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó hoy su rechazo a un proyecto de ley elaborado en Panamá que impone a los medios de comunicación privados la obligación de difundir contenidos y mensajes educativos y culturales.

Se trata de una iniciativa legislativa que, en opinión de la SIP, supone "una intromisión en los contenidos y una violación del derecho a la propiedad de las empresas periodísticas".

Para el estadounidense Matt Sanders, presidente de la SIP, este proyecto de ley puede parecer que entraña buenas intenciones, pero "conlleva graves violaciones al entrometerse el Estado en actividades privadas y en el criterio editorial de los medios".

Presentado a la Asamblea Nacional por el diputado Noriel Salerno, del partido Cambio Democrático, el proyecto de ley establece que las radios y televisiones deberán difundir al menos un mensaje educativo o cultural "por cada cinco anuncios" en los espacios publicitarios de la programación regular.

En cuanto a los diarios de circulación nacional, estos deberán incluir como mínimo dos de esos mensajes en cada edición y "en espacios ubicados en secciones fijadas para anuncios publicitarios, para garantizar que los mensajes sean percibidos por una gran cantidad de lectores".

La iniciativa sostiene que con "la inclusión de mensajes positivos que resalten los valores", los medios contribuirán a hacer reflexionar a niños, jóvenes y adultos sobre la importancia de poner en práctica los valores ciudadanos para que la "sociedad transite por caminos de paz, amor, respeto y tolerancia".

Los mensajes serán producidos por los medios en colaboración con organismos públicos y privados, entre ellos el Ministerio de Educación.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, el mexicano Roberto Rock, llamó a los diputados panameños a rechazar la ley porque "tiene características similares a las impulsadas o aprobadas en otros países que, teniendo como punto de partida una preocupación ciudadana, se han convertido en mecanismos de censura y actos confiscatorios de los espacios en los medios por parte de los Gobiernos".

Si bien la misión de los medios está íntimamente ligada a la educación cívica, ello "no puede ser impuesto por un ente gubernamental ni estar sujeto a la discrecionalidad burocrática sin riesgo de convertirse en una herramienta de propaganda", agregó la SIP, con sede en Miami.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.