Poroshenko, el salvador de la patria

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, aspira a la reelección después de cinco años en los que ha tenido que lidiar con la pérdida de Crimea, un conflicto en el este del país, crecientes tensiones con Rusia, una economía al borde del colapso y una población cada vez más descontenta con su gestión.

?Candidatos hay muchos, pero presidente solo uno?, es el lema electoral de Poroshenko, que fue aupado al poder por la revolución del Euromaidán que desbancó al Gobierno prorruso, pero que ha perdido gran parte del crédito debido a que cada día que pasa los ucranianos viven peor.

Poroshenko financió de su propio bolsillo las dos revoluciones populares vividas por este país desde la independencia (2004 y 2014) y cuyo objetivo primordial era liberarse de una vez por todas de la asfixiante dependencia de Rusia.

El actual presidente llegó al poder justo después de que Rusia se anexionara la península de Crimea e instigara una sublevación armada en el este del país, por lo que su mandato nació lastrado por un estado de guerra que ha limitado su capacidad de maniobra.

Ante la amenaza latente de la división del país en el este prorruso y el oeste nacionalista, ha tenido que dejar muchas veces el traje en casa, ponerse el uniforme de comandante en jefe y portar el estandarte de salvador de la patria para evitar la desintegración del país.

?Ejército, lengua y fe?, han sido los pilares que han guiado su gestión durante el último lustro.

Una vez firmados los Acuerdos de Paz de Minsk en febrero de 2015, Poroshenko dedicó grandes esfuerzos a recuperar la moral de un Ejército que había perdido la guerra, no tanto debido a la pericia de las milicias separatistas, como a los refuerzos llegados de Rusia.

Para ello, se apoyó en Estados Unidos y la OTAN. Poroshenko ha sido recibido en numerosas ocasiones en Bruselas y Washington, pero no ha logrado armamento para hacer frente al separatismo de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, ya no digamos a la supuesta agresión rusa.

El incidente naval ocurrido en noviembre pasado en los mares Negro y Azov demostró tanto la fragilidad de la defensa nacional como la voluntad del Kremlin de castigar cualquier movimiento en falso de Kiev.

El mayor éxito de Poroshenko en el último lustro ha sido la creación de una Iglesia ortodoxa independiente tras más de 300 años de subordinación al Patriarcado de Moscú para lo que contó con el inestimable apoyo de Constantinopla, que le entregó el ?tomos? (decreto) de la autocefalia.

Si el presidente ucraniano no logró romper lazos con Moscú en el resto de terrenos, en el plano religioso asestó un golpe casi mortal a la Iglesia Ortodoxa Rusa, estrechamente vinculada con el jefe del Kremlin, Vladímir Putin, un creyente confeso.

Dada la importancia de la fe en este país y el papel que los popes jugaron durante la Unión Soviética, el advenimiento de la nueva iglesia ortodoxa es un paso crucial para la liberación definitiva de Ucrania del yugo ruso.

Otra de las apuestas de Poroshenko es solicitar el ingreso en la Unión Europea en 2023, es decir justo antes de que concluya el próximo mandato presidencial, objetivo que la mayoría de los analistas consideran utópico.

Con todo, vivir como los europeos sigue siendo un lema muy atractivo para la mayoría de ucranianos, dada la caída en picado de los ingresos en los últimos años.

La mala situación económica puede quitarle votos a Poroshenko, pero lo que realmente puede costarle la derrota es la rampante corrupción y su incumplida promesa de vender casi todos sus activos una vez asumiera la Presidencia.

Los últimos escándalos colmaron la paciencia de algunos de sus aliados. Fue especialmente sangrante el abandono del partido gobernante de varios de los líderes del Euromaidán en plena campaña electoral.EFE

io/cae/chg

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.