Ortega dice oposición quiere ver destruida a Nicaragua para tomar el poder

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, acusó hoy a la oposición de su país de querer ver destruida a Nicaragua para de esa manera retomar el poder, en medio de una crisis que en cuatro meses ha causado centenares de muertos.

"Quieren ver destruida a Nicaragua porque creen que esa manera van a conseguir el poder", denunció el mandatario en un discurso ante miles de sandinistas en Managua en ocasión del 40 aniversario del asalto al Palacio Nacional, una acción contra la dictadura de los Somoza.

Según Ortega, desde que retornó al poder en enero de 2007, tras gobernar de 1985 a 1990 y coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985, "esos que quieren destruir a Nicaragua empezaron a lanzar odio, veneno, destrucción contra el pueblo" y pidieron sanciones económicas contra el Ejecutivo.

El mandatario tildó de vende patrias, traidores, peleles y Judas a los que han viajado a Washington a pedir que castigue a Nicaragua, en medio de la crisis.

"Son sembradores de destrucción", remarcó el líder sandinista, quien destacó que "el pueblo está celebrando la recuperación de la libertad, porque toda Nicaragua fue secuestrada" afirmó en alusión a la actual crisis iniciada el 18 de abril.

Asimismo, acusó a los opositores de haber promovido, desde ese día, un "levantamiento criminal y armado" y los comparó con los nazis, porque, según dijo, han pedido "acabar con los sandinistas".

Ortega pidió a los sandinistas estar unidos y vigilantes, y advirtió a los opositores que "no vamos a permitir que nos sigan torturando, que nos sigan agrediendo".

Nicaragua está sumergida en una crisis sociopolítica que ha dejado entre 317 y 448 muertos, aunque el Gobierno reconoce solo 198, la más sangrienta desde la década de 1980, cuando también presidía el país Ortega.

Las protestas contra Daniel Ortega comenzaron el 18 de abril por unas reformas a la seguridad social que finalmente fueron retiradas, y se convirtieron en reclamaciones para que renuncie tras 11 años seguidos en el poder, entre acusaciones de abuso y corrupción.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.