Nuevo presidente de Ecuador resalta lucha por unidad y contra desigualdad

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, abrió hoy su primer discurso como gobernante destacando la unidad de su nación dentro del respeto a la diversidad y reiterando su intención de luchar contra la desigualdad en el país.

"Todos somos hechos del mismo Ecuador y compartimos el aire y oxígeno con nuestros hermanos", dijo Moreno en su primer discurso en la Asamblea Nacional, en el que agregó: "Somos uno y somos todos, somos diversos, venimos de una misma historia".

Antes del discurso, Moreno recibió la banda presidencial de manos del exmandatario Rafael Correa y juró su cargo ante el presidente del poder legislativo, José Serrano.

El presidente, que gobernará Ecuador hasta 2021, agradeció a los visitantes por asistir a lo que llamó el fin de una "época que deja al país con una realidad y objetivos más claros".

Un momento "cuando se une herencia de pasado con el presente y el futuro, que estamos construyendo desde hace diez años", dijo en referencia al inicio de la llamada Revolución Ciudadana, como se llama el proyecto político que lideró desde 2007 Correa, a quien llamó "hermano querido".

Agradeció también a quienes lo apoyaron en las urnas y también a los que no votaron por él. "Todos, absolutamente todos, formaremos parte de un ineludible diálogo nacional", dijo.

"Soy el presidente de todos, me debo a todos, respeto a todos", dijo tajantemente el gobernante al reiterar que cumplirá, además, con su oferta de campaña de protección a la ciudadanía, llamada "Toda una vida" para proteger al ciudadano desde su nacimiento hasta la vejez.

Aseguró que en su administración se pondrá énfasis en inculcar valores a los jóvenes, a quienes se apoyará para facilitar su acceso a estudios así como en el desarrollo de emprendimientos, y que su Gobierno se centrará en la "eliminación de la pobreza extrema".

En el apéndice económico, Moreno aseguró que sostendrá la dolarización, que rige en el país desde 2000, y que "no habrá una moneda paralela", como temen sectores opositores con la introducción del dinero electrónico.

También abogó por una "mayor austeridad en el gobierno" y "mayor productividad" como vía para resolver los problemas económicos, mientras que en relaciones internacionales se comprometió con la integración regional y el apoyo a los procesos de paz, como el diálogo que mantienen en Quito el Gobierno y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La Asamblea Nacional de Quito es el escenario, hoy, del traspaso de poderes entre Rafael Correa y Lenín Moreno, quien se impuso el pasado 2 de abril en las segunda vuelta de las elecciones al opositor Guillermo Lasso, del movimiento Creando Oportunidades (CREO, de centroderecha).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.