Nicaragua abre puertas a misión electoral de la OEA para frenar la "Nica Act"

Nicaragua abrió las puertas a una misión electoral de la OEA para vigilar los comicios municipales del próximo domingo con el fin de evitar la aprobación de un proyecto de ley estadounidense que busca frenar los desembolsos internacionales al país hasta que celebre elecciones libres, justas y transparentes.

La Organización de Estados Americanos (OEA) fue excluida de vigilar las controvertidas elecciones generales del año pasado, en las que el presidente Daniel Ortega consiguió su cuarto mandato y tercero consecutivo, está vez junto a su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, y en las que no pudo participar el principal grupo opositor.

En esa ocasión, Ortega tildó de "sinvergüenzas" a entes como la OEA, la Unión Europea y el estadounidense Centro Carter porque, dijo, solo se pronuncian en procesos de los países donde no tienen "su dominio".

"Aquí se acabó la observación", sentenció Ortega el 4 de junio de 2016, cuando fue proclamado por los sandinistas para aspirar a una nueva reelección en los comicios de noviembre de ese año.

La "Nica Act", aprobada hace un mes por la Cámara de Representantes del Congreso de EEUU, nació semanas antes de que se celebraran en Nicaragua las elecciones en las que Ortega fue reelegido junto a su esposa.

Ante esa amenaza que avanza, el Ejecutivo nicaragüense acordó con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, un mecanismo de negociación sobre el proceso electoral local de este año, en vista del descontento de distintos sectores por su falta de transparencia y el cierre de espacios.

Un acuerdo firmado por la OEA y Nicaragua en febrero pasado incluye, entre otros asuntos, que el ente hemisférico brinde apoyo técnico para el fortalecimiento en materia de registro, cedulación y depuración del padrón electoral.

Para el estadounidense Arthur Estopiñan, contratado por el empresario nicaragüense-estadounidense Roberto Argüello para tratar de impedir que el proyecto estadounidense se convierta en ley, la observación de la OEA en los comicios municipales podría evitar la aprobación de la "Nica Act" en el Senado de aquel país.

Si existe un proceso legítimo en las negociaciones entre Ortega y la OEA, la "Nica Act" se "desinfla" en el Senado estadounidense, dijo en Managua Estopiñan, quien trabajó como jefe del equipo de la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, quien es la impulsora de la iniciativa legislativa.

Estopiñan reconoció, sin embargo, que el líder sandinista "tiene una reputación negativa (...) por sus alianzas con Rusia, con Irán y otros que no son amigos de Estados Unidos".

Para Norman Caldera, que fue canciller de Nicaragua durante la Administración de Enrique Bolaños (2002-2007), el nombramiento del uruguayo Wilfredo Penco como jefe de la misión electoral de la OEA tampoco abona con el objetivo de frenar la "Nica Act".

"Sobre la designación del señor Penco, incapaz de ver anomalías en las votaciones aún por contarse en el 2006, y todas las subsiguientes, cabe la misma pregunta que el papa Francisco le hizo a (Barack) Obama sobre su relación con Cuba: ¿Qué le hace pensar al señor secretario general (Almagro) que seguir designando amigos del gobernante como árbitros parcializados va a conseguir resultados diferentes a los del pasado?", inquirió Caldera en un escrito.

El uruguayo participó como observador electoral en Nicaragua en los comicios municipales de 2008 y los presidenciales de 2011 y de 2016, como parte del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), cuyos procesos avaló, pese a las denuncias de "fraude" de distintos sectores.

Penco prometió en Managua realizar un acompañamiento "objetivo, imparcial y profesional" en el proceso municipal nicaragüense.

El equipo de la OEA, financiado por Alemania, Argentina, Bolivia, Chile, Corea del Sur, España, Honduras, Luxemburgo, la República Dominicana y Suiza, se desplegará por los 15 departamentos y las dos regiones autónomas de Nicaragua.

Nicaragua elegirá este domingo a los alcaldes, vicealcaldes y concejales de los 153 municipios del país, en unos comicios en los que los sandinistas son favoritos para ganar frente a otros ocho partidos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.