Miles de argentinos se manifiestan contra cambios en las fuerzas armadas

Miles de personas se manifestaron hoy en Buenos Aires contra el decreto del presidente argentino, Mauricio Macri, para impulsar cambios en las fuerzas armadas que incluirán una polémica colaboración en tareas de seguridad interior.

En las protestas participaron organizaciones de derechos humanos, agrupaciones políticas de izquierda y asociaciones sindicales, que se manifestaron primero en la Plaza de Mayo, frente a la sede del Ejecutivo, y luego ante el Ministerio de Defensa.

Bajo la lluvia, la concentración coincidió con las tradicionales marchas de los jueves de las Madres de Plaza de Mayo alrededor de la pirámide que domina el paseo público frente a la Casa Rosada.

"El trabajo de las fuerzas armadas es defender a su país, no están para hacer lo que hicieron en la dictadura: para matar al pueblo de su propio país. Espero que las fuerzas armadas sean dignas y no admitan la porquería en la que los pusieron", dijo a Efe Mercedes de Melonio, una de las madres de Plaza de Mayo.

Josefa Galla, también madre de Plaza de Mayo y quien perdió a un hijo por la represión ilegal desatada durante la dictadura militar (1976-1983), declaró a Efe que para ella las fuerzas armadas son "asesinas" y Macri "un dictador".

El pasado lunes el presidente anunció un "proceso de modernización" de las fuerzas militares por el que el Ejecutivo pretende sumar a la misión principal de proteger la soberanía e integridad territorial del país y a la de asistir en emergencias o catástrofes naturales y la de colaborar también en la seguridad interior.

Tanto la oposición como organismos humanitarios rechazan la posibilidad de que los militares se inmiscuyan en actividades de seguridad interior, algo que prohíben las leyes vigentes, aunque el Gobierno ha aclarado que las fuerzas armadas no asumirán actividades de seguridad interior sino que prestarán apoyo logístico a éstas.

"El Ejército a sus cuarteles, que es su lugar, y a defender nuestras fronteras, esas fronteras que al presidente no le interesan para nada", dijo a Efe el músico Miguel Ángel Estrella, ex embajador argentino ante la Unesco y exiliado durante la dictadura, para quien cualquier cambio en la política de Defensa debería ser debatido en el Parlamento.

Tras la concentración ante la Casa Rosada, la protesta se trasladó a las puertas del Ministerio de Defensa, donde miles de personas se manifestaron sin incidentes.

También en repudio al decreto publicado el martes, diputados de diversas fuerzas de oposición exigieron hoy en una rueda de prensa que se derogue la medida adoptada por el Ejecutivo y que afecta a unos 70.000 miembros de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea.

"Si el Gobierno quiere plantear una nueva política de Defensa, separada de la de Seguridad en Argentina, claramente debería enviar un proyecto y discutirlo en el Congreso", reclamó Daniel Arroyo, diputado del Frente Renovador.

Para Arroyo, la medida es inconstitucional porque modifica las leyes que regulan el sistema de defensa nacional al permitir que, además de su tarea principal de proteger la soberanía del país, las fuerzas armadas puedan colaborar en la seguridad interior.

La exministra de Defensa (2005-2010) Nilda Garré, actualmente diputada del Frente para la Victoria, señaló que asignar a los militares una tarea para la que no tienen "ni entrenamiento, ni equipamiento" como es el combate al crimen organizado es "muy peligroso".

"Las vamos a desplegar en el territorio nacional y van a terminar haciendo inteligencia interna sobre los ciudadanos", vaticinó.

Por su parte, la titular de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, María Elena Naddeo, manifestó a Efe la preocupación de los organismos humanitarios por un decreto que, a su juicio, "violenta toda una construcción política que se elaboró en los 30 años de democracia".

Ante las críticas desatadas por el decreto, Macri dijo este miércoles que las fuerzas armadas "pueden colaborar" "sin participar en temas de seguridad interior ni en todas esas cosas que se han dicho, que son en base al prejuicio".

"Hay que tratar de mirar hacia el futuro. No se puede seguir planteando todo en función de un episodio trágico, triste, lamentable, que pasó hace cincuenta años", afirmó el mandatario.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.