Michelle Obama dice sentir en Cuba "esperanza" de futuro en la juventud

La primera dama de EEUU, Michelle Obama, aseguró hoy que sintió en Cuba "esa esperanza" de futuro que encarna la juventud y agradeció la "cálida y generosa hospitalidad" recibida durante la visita histórica al país, donde ha acompañado a su esposo, el presidente Barack Obama.

La primera dama estadounidense recordó su encuentro ayer con estudiantes locales en una visita a La Habana Vieja, casco histórico de la capital cubana, junto a sus hijas Malia y Sasha, y su madre Marian Robinson, para regalar al pueblo cubano dos árboles de magnolia y un banco de madera, instalados en un pequeño parque de la Plaza de Armas.

Durante la ceremonia en el espacio anexo a la biblioteca Rubén Martínez Villena, que una vez albergó a la Embajada estadounidense en la isla, Michelle Obama afirmó que EEUU y Cuba "tienen mucho en común", sobre todo la "determinación de ayudar a nuestros niños a alcanzar sus esperanzas a través de la educación".

En su discurso aludió a la famosa frase del prócer independentista cubano José Martí: "los niños son la esperanza del mundo" y aseguró que "en este viaje, tras conocer a algunos de los maravillosos jóvenes de este país", ha sentido "esa esperanza".

"Estoy tan agradecida a ellos y al pueblo de Cuba por compartir conmigo y con mi familia la belleza de su cultura, su historia, su música y su comida", señaló la primera dama.

Pidió a todos los cubanos sumarse a "esta expresión de esperanza de que este nuevo capítulo en nuestra relación conduzca a una nueva amistad y asociación entre nuestros pueblos".

Michelle Obama indicó que espera que "los jóvenes de Cuba y EEUU crezcan visitando sus comunidades, estudiando en las universidades de cada país y aprendiendo sobre la cultura y la vida del otro".

La primera dama estadounidense, sus hijas y su madre protagonizaron una breve y distendida ceremonia, donde Michelle bromeó con los niños presentes y pidió hacerse fotos con ellos frente al banco y los árboles que dedicó "al pueblo de Cuba", a "cambio de su cálida y generosa hospitalidad".

En agradecimiento, la primera familia de EEUU compartió con los cubanos "algo de la belleza" de su país y regaló dos árboles de magnolia, como los que "en estos momentos están en flor en los jardines de la Casa Blanca", y un banco, como lugar de descanso y "recuerdo de este momento de nuestra historia".

"Esperamos que el pueblo de Cuba venga a este lugar, aprecie la belleza de estos árboles y sienta la esperanza y las posibilidades que ellos simbolizan, ya que juntos buscamos construir una nueva relación entre nuestros pueblos y un nuevo mundo para nuestros niños", concluyó.

Como lo hizo horas antes su esposo, en su discurso dirigido a los cubanos, Michelle Obama también se tomó un momento para recordar los "horribles" atentados terroristas de hoy en Bélgica, "que nos indignan y entristecen profundamente".

"Acompañamos con el pensamiento y la oración a todos los heridos y a quienes perdieron a seres queridos y en este momento llevamos al pueblo de entero de Bélgica en el corazón", dijo.

Michelle, Malia y Sasha Obama llegaron el domingo pasado a Cuba junto al presidente Obama, en una visita que busca consolidar la nueva etapa de normalización de las relaciones entre los dos países, quince meses después del anuncio del deshielo bilateral tras más de medio siglo de enemistad.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.