Lavrov advierte a Europa contra la revisión del pacto con Irán que exige EEUU

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, advirtió hoy a Francia, Reino Unido y Alemania contra la revisión del pacto nuclear con Irán que ha exigido en forma de ultimátum el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

"Es difícil prever qué pasará con la postura de los europeos sobre el programa nuclear iraní. Ya empiezan a pedir compromisos, y eso sería deslizarse hacia terrenos muy peligrosos", afirmó Lavrov en su tradicional rueda de prensa anual para resumir la actividad diplomática del año anterior.

Trump prorrogó el viernes la suspensión temporal de las sanciones a Irán, pero exigió a las potencias europeas que apoyen la revisión del JCPOA (siglas en inglés con las que se conoce formalmente al pacto nuclear) para endurecer las exigencias a Teherán, bajo la amenaza de retirarse del acuerdo en cuatro meses.

"Lo que intenta hacer EEUU es modificar el texto del acuerdo para incluir aspectos absolutamente inaceptables para Irán. Nosotros no lo vamos a apoyar", dijo Lavrov.

Entre otras cosas, Washington quiere que Teherán renuncie a su programa de misiles balísticos y que permita a los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) acceder a sus instalaciones en cualquier momento, a la primera exigencia.

Si dentro de 120 días Trump cumple con su amenaza y sale del JCPOA, "Irán dejará de sentirse comprometido con las condiciones contempladas" en el acuerdo firmado entre Teherán y el Grupo 5 1, (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania), advirtió Lavrov.

"Tengo mucha confianza en que nuestros socios europeos, a los que ahora tratan de llevar a su terreno los estadounidenses, respetarán en su totalidad todo lo que contempla el JCPOA, ratificado por el Consejo de Seguridad de la ONU y de obligado cumplimiento para todos", subrayó el jefe de la diplomacia rusa.

La ruptura del pacto, además, dará argumentos el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, para desconfiar de cualquier acuerdo con EEUU para poner fin a su programa de armas nucleares, agregó.

Al referirse a las prioridades de la política exterior rusa en 2018, Lavrov subrayó que entre estas estará la puesta en marcha del llamado Congreso de Diálogo Nacional sirio, un nuevo proceso de negociación política "entre todas las partes sirias" y los países implicados en el conflicto.

"Intentamos con esta iniciativa (...) armonizar los intereses de todas las partes sirias y de todos los actores externos que tienen influencia en la situación y que quieren garantizar sus intereses en el marco del arreglo" del conflicto, afirmó.

Al mismo tiempo, acusó a EEUU de intentar desmembrar el país árabe con el proyecto de crear bajo su mando una nutrida fuerza militar, integrada por 30.000 efectivos, bajo pretexto de controlar la seguridad en las fronteras de Siria con Turquía e Irak.

"Se trata de crear un enorme territorio separado en las fronteras con Turquía e Irak, y al este del río Éufrates. (...) Las acciones de EEUU indican que no tienen interés en conservar la integridad territorial de Siria", indicó el titular de Exteriores.

El Gobierno estadounidense fue blanco de las críticas de Lavrov a lo largo de las más de dos horas que duró la rueda de prensa.

El ministro acusó a Washington de competencia desleal en el comercio internacional y observó que la administración de Trump tiene miedo de competir con Rusia en condiciones honestas.

"Las sanciones dirigidas contra el sector armamentístico ruso (...) persiguen sin duda el objetivo de impedir el refuerzo de nuestras posiciones frente a las de EEUU", dijo Lavrov.

La administración de Trump "teme aún más" que el anterior gabinete de Barack Obama "una competencia honesta en toda una serie de ámbitos", entre ellos la energía y particularmente la exportación de gas natural a Europa, señaló Lavrov.

Este temor ha cristalizado en las presiones de Washington a la Unión Europea (UE) para frenar el proyecto del gasoducto "Nord Stream 2", dijo el ministro ruso.

Estados Unidos "obliga abiertamente a los europeos a renunciar al 'Nord Stream 2', pese a que el suministro de gas a Alemania" por ese gasoducto "es 2.000 kilómetros más corto que a través de Ucrania y (los costes) del tránsito son hasta dos veces más baratos", explicó.

"En lugar del gas ruso, a los europeos se les fuerza a comprar gas licuado de EEUU, que es mucho más caro", concluyó Lavrov.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.