La CIJ urge a Reino Unido a descolonizar una isla con base militar de EEUU

Reino Unido tiene la obligación de abandonar el archipiélago de Chagos, cuya isla principal, Diego García, alberga una base militar de EEUU, y reintegrarlo a la soberanía de la república de Mauricio, concluyó hoy la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en una opinión consultiva solicitada por la Asamblea General de la ONU.

El tribunal, con sede en La Haya, por trece votos a uno, recomendó que Reino Unido deje de administrar Chagos "de la manera más rápida posible", dijo el juez presidente de la CIJ, Abdulqawi Ahmed Yusuf.

Chagos formaba parte de Mauricio antes de su independencia de Reino Unido en 1968, pero Londres expulsó a todos sus habitantes (aproximadamente unas 2.000 personas), y continuó con la administración del archipiélago al declararlo Territorio Británico en el océano Índico.

La CIJ recomendó hoy remitir la discusión sobre el derecho de estas personas a volver a su tierra natal a la Asamblea General de la ONU, cuando ésta evalúe la opinión consultiva no vinculante dada hoy por el tribunal.

La partición de Mauricio significó, según concluyó el tribunal de la ONU, que el proceso de descolonización "no fue completado legalmente", por lo que todos los países de la Asamblea General de la ONU "están bajo la obligación de cooperar para completar la descolonización de Mauricio".

La opinión consultiva implica también a la isla principal de Chagos, Diego García, la cual Londres alquiló a Estados Unidos para que construyera una base militar.

Dichas instalaciones tienen capacidad para buques, submarinos y bombarderos, los cuales se utilizaron tanto en la invasión de Afganistán, en 2001, como en la de Irak en 2003, para lanzar ataques aéreos.

Así mismo, Diego García sirvió como enlace para el traslado de detenidos por la CIA cuyo destino final era la base de Guantánamo, lo que causó polémica en Reino Unido.

El contrato de cesión entre Londres u Washington vencía en 2016, pero se acordó extenderlo 20 años más, enfriando las esperanzas de los antiguos pobladores del archipiélago de volver a su tierra natal.

Sin embargo, el Gobierno de Mauricio desplegó una campaña internacional que obtuvo un notable éxito el 22 de junio de 2017, cuando consiguió que la Asamblea General de la ONU votara a favor de solicitar una opinión consultiva a la CIJ.

Alemania, Francia, España, Italia, Holanda y Bélgica, aliados habituales de los británicos en la ONU, se abstuvieron en la votación, lo que se interpretó como un distanciamiento de los países europeos tras el "brexit".

Durante las vistas orales celebradas en La Haya el pasado septiembre, Reino Unido mantuvo que devolvería la soberanía de Chagos a Mauricio cuanto no sea necesaria para fines de defensa.

Estados Unidos también participó en las vistas y dijo que la base de Diego García "desempeña un rol capital en la paz y la seguridad", dijo la asesora legal del departamento de Estado de Estados Unidos, Jennifer Newstead,, pero estos argumentos no fueron tomados en cuenta por el tribunal.

El abogado de Mauricio, Phillips Sands, calificó la decisión como "histórica", celebró que fuese casi unánime y que los magistrados fuesen "tan claros como el cristal", dijo a Efe.

"Mauricio, Reino Unido y Estados Unidos tienen excelentes relaciones. Espero que se sienten juntos y negocien un acuerdo sensato lo antes posible que salvaguarde los intereses y los derechos de cada país", añadió Sands.

Respecto al futuro de las instalaciones de Diego García, explicó que "Mauricio será el responsable de negociar con Estados Unidos un acuerdo respecto a la continuación de la base militar".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.