Inauguran una estatua en honor del primer niño muerto en crisis de Nicaragua

Una estatua en honor del primer niño fallecido en la crisis sociopolítica de Nicaragua, Álvaro Conrado, fue inaugurada en su centro de estudios, informó hoy el Instituto Loyola, en Managua.

La estatua, una versión anime de "Alvarito", como le dicen los nicaragüenses, muestra al niño de 15 años atravesando una meta, cuya cinta es la bandera de Nicaragua con la frase ignaciana "En todo amar y servir".

La estatua fue desvelada ayer domingo en el Instituto Loyola por los padres del menor, Lizeth Dávila y Álvaro Conrado, en presencia de la comunidad educativa del colegio, amigos y familiares.

La figura anime de Alvarito se corresponde con la pasión del niño por las caricaturas asiáticas, y el hecho de atravesar la meta evoca al menor como el destacado atleta que fue, así como su mente brillante, al tratarse de un excelente alumno, según las autoridades del Loyola.

Una imagen del Pájaro Nacional de Nicaragua, el guardabarranco (momotidae), y dos botellas con agua, destacan como parte del monumento, para recordar que el niño murió por amor a su país, al distribuir agua entre jóvenes que protestaban contra el Gobierno de Daniel Ortega.

"Me duele respirar", fueron las últimas palabras de Alvarito el 20 de abril pasado, cuando recibió un disparo en la garganta que, según los testigos, le propinó un "francotirador" de la Policía Nacional. La frase fue grabada en la base de la estatua.

Organizaciones humanitarias denunciaron que el niño no recibió la atención médica adecuada porque el Gobierno supuestamente había ordenado a los hospitales negarla a los manifestantes heridos.

Al menos 29 niños han muerto en el contexto de la crisis humanitaria, según organizaciones dedicadas a la protección de los menores, los que se suman a listas de entre 322 y 512 víctimas mortales reportadas por organismos humanitarios, quienes atribuyen las pérdidas a la "represión" del Gobierno.

Ortega reconoce 199 muertos y se ha declarado víctima de un intento de "golpe de Estado".

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, iniciaron el pasado 18 de abril por unas fallidas reformas de la seguridad social y pasaron a ser una exigencia de su renuncia, en medio de acusaciones de autoritarismo, a raíz de los centenares de muertos en las manifestaciones.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.